Tras las fuertes lluvias de los últimos días en Soacha, por lo menos cincuenta residentes de una sola cuadra en el barrio Nueva Portalegre lo perdieron todo. Sin embargo ahora cuentan con el apoyo de la Junta de Acción Comunal que donó mercados y ofrece apoyo a los más perjudicados.


Durante el fuerte aguacero que paralizó varios sectores de la ciudad el día viernes 29 de abril, los habitantes del barrio Nueva Portalegre se vieron gravemente afectados, puesto que a pesar de no haber tenido este tipo de emergencia antes, el agua inundó sus casas superando los 60 centímetros de altitud, causando millonarias pérdidas a decenas de familias.

“Súbitamente se nos vino casi un río de agua, en menos de diez minutos subió el nivel a cincuenta centímetros y no tuvimos tiempo para subir absolutamente nada. Como el agua estaba sucia perdimos todos los alimentos, muebles y electrodomésticos; en cada casa hubo millones en pérdidas”, relató Lupe Millán, residente afectada.

Como un golpe de suerte o bendición fue descrito un daño eléctrico provocado por un rayo, precisamente unos minutos antes de que el nivel del agua superara los cincuenta centímetros, ya que a esta altura están las tomas de corriente en cada hogar, y por la velocidad en la que subió el agua, la comunidad asegura que no hubiese alcanzado a suspender el servicio en todas las viviendas.

Los habitantes de Nueva Portalegre aseguran que nunca habían tenido un inconveniente de esas magnitudes, incluso teniendo en cuenta su cercanía con el río Soacha, el cual no fue la causa de la inundación, sino las obras de saneamiento y pavimentación que se están ejecutando sobre la calle 12.

Blanca Jaimes, argumentó: “Lo que originó todo lo que nos pasó fue la obra que se está ejecutando sobre la avenida 12, ya que sumado al retraso que esta ha presentado, los sistemas de alcantarillado y los sumideros que están haciendo son insuficientes y muy pequeños, por eso es que el agua bajó desde la Calle 10 como un río, inundándonos a cincuenta centímetros en tan solo minutos”, agregó.

Teniendo en cuenta la magnitud en daños que sufrieron los habitantes del barrio, la Junta de Acción Comunal, en cabeza de Sebastián Suárez, empezó una recolecta de ayudas y extendió un llamado a entidades para ofrecer mercados a las familias perjudicadas, sin embargo, nadie acudió al llamado.

“A pesar de no haber obtenido ayuda de ninguna autoridad ni entidad, con recursos propios de la junta hemos logrado completar más de cincuenta mercados, con productos no pereceros, los cuales estamos entregando a las familias que se vieron mayormente perjudicadas; de todas formas esperamos que las autoridades encuentren la forma de apoyar y ayudar a todas las familias que se vieron perjudicadas durante la emergencia, y que así mismo se tomen las medidas preventivas pertinentes para que los daños no lleguen a ser tan perjudiciales”, manifestó el líder comunal.

En cuanto al origen de la emergencia que causó millonarias pérdidas en Nueva Portalegre, la comunidad está al tanto para reunirse con la administración municipal y el consorcio BARUC, encargado de las obras, para que se hagan las adaptaciones necesarias a la obra con el fin de evitar que la situación se vuelva a presentar; de la misma forma esperan que como directos responsables respondan por los daños ocasionados a las familias.