El insólito caso lo vive la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio Eugenio Díaz del centro de Soacha. El salón está dentro de un parqueadero y cada que se requiere, hay que entrar con policía.

La historia del problema se remonta a principios de los 80 cuando el padre de los actuales dueños (Mendoza) vendió estos terrenos y justo en el lote donde años después se instaló el parqueadero, quedó proyectada la apertura de la calle 11, pero nunca se hizo. Además, “jamás nos entregaron zonas de sesión ni nos dieron el plano legalizado con firma, el que tenemos es un borrador y ahí se deja proyectada la vía”, dijo Ana Alba, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Eugenio Díaz.

El salón se construyó en un terreno que se supone es zona de sesión, y finalmente quedó a nombre de la Junta de Acción Comunal, pero el problema es que la vía proyectada nunca se ha hecho y la propietaria del lote (Flor Mendoza), lo arrendó para un parqueadero. Justo aquí comenzó el viacrucis para la comunidad del barrio Eugenio Díaz Castro.

El salón comunal quedó dentro del parqueadero porque el dueño de este encerró todo el lote, pero el problema es que quien atiende (de acuerdo a testimonios de la comunidad) es una persona agresiva y cada vez que hay una actividad de la comunidad, impide el paso de las personas, incluso toca llamar a la policía para que se permita el ingreso.

Aspecto del parqueadero por donde debe pasar la calle 11

“Cada vez que tenemos una actividad el señor nos pone problema, este parqueadero está 24 horas abierto, pero para las actividades de la JAC siempre lo cierra, además es una persona grosera y cada vez que intentamos ingresar nos amenaza con la Fiscalía, cuando esta es una organización que defiende los derechos humanos”, añadió la líder Ana Alba.

Además, al salón se la ha invertido dinero en mejoras, fruto de la gestión de la Junta y el esfuerzo de la comunidad, pero es difícil usarlo porque el señor del parqueadero impide el ingreso a este espacio. “Es que esto no es para mí ni para la junta, es para la comunidad”, recalcó la presidenta.

El llamado de líderes y comunidad es a la Alcaldía de Soacha para que acelere el proceso de apertura de la calle 11 con el fin de que el salón quede en un espacio abierto para que pueda ser utilizado cuando la JAC y los residentes lo necesiten.

Finalmente, la presidenta dijo que esta semana se firmará el convenio con la Gobernación de Cundinamarca por los $40 millones que la JAC se ganó para adecuar el salón comunal, “pero pedimos una solución porque en este momento no podemos hacer actividades ni prestarlo para la comunidad porque siempre tenemos el problema con ese señor del parqueadero”.