Joven, estudioso, humilde, así catalogan sus compañeros a un gran amigo. John Carlos nació en el municipio de Soacha en el seno de una familia modesta; de niño le gustó el deporte, fue ‘tronquito’ para el fútbol, por ello se dedicó a estudiarlo.


6-17.jpg

Toda la vida ha vivido en el barrio Ubaté, un populoso sector del municipio, soñó con ser periodista deportivo, toda una batalla para lograrlo, las ‘afujías’ económicas buscaban aplazar esa ilusión; estudió en el colegio Integrado de Soacha, luego de terminar el bachillerato, empezó la tarea de buscar el dinero que le permitiera pagar la matricula en la universidad, vendió chatarra, cobraba por los mandados, mezclador de pintura y vendedor, fueron los trabajitos que este humilde hombre ocupaba hasta cumplir su meta. Su familia también formó parte de esta alegría profesional, periodista deportivo del Colegio Superior de Telecomunicaciones, relacionista público de la Cun, gracias a su entrega se empezaron a abrir las puertas de los medios, Radio Rumbo, Capital Radio, 1430am, Punto 5, Radio Santafé, Caracol, en fin… son tantos los medios por los que ha pasado que se puede afirmar que John Carlos Chía ha recorrido el dial de lado a lado, grandes amigos ha conocido y fruto de ese trabajo se da el lujo de haber estado en siete torneos del Olaya ( templo del fútbol aficionado) Seis media maratón de Bogotá, vueltas a Colombia, octogonal del Tabora, fútbol profesional y la primera B.

Cuando no está en la radio, se rebusca transmitiendo torneos internos en los barrios, la plata hay que rebuscarla, las obligaciones no esperan. “Estoy cansado de la radio profe Peñaloza, esta vaina no da plata, más es por satisfacción, pero de ello no vive mi familia, para poder ganar hay que vender, me entristece Soacha, el comercio no apoya, nos olvidó, toca rogarles para que le den a uno una cuñita, y los dueños de las transmisiones también piden, es una cadena brava”, sostiene este hombre que su voz constantemente la escuchamos en la radio.

“A usted profe lo aprecio por ser un hombre emprendedor, de usted aprendí muchas cosas, pero quiero puntualizar. Los medios de Soacha están graves, están acabando el patrimonio de mi ciudad con otra programación, en deportes no saben ni donde están parados, hablan sin propiedad, vuelvo y reitero, la emisora local cobra como pidiéndole a Dios un espacio para transmisiones de fútbol, de dónde $ 170.000 pesos la hora, es decir, medio millón por partido, están locos, si no se vende, en el primer partido queda uno quebrado, y los canales no los ve nadie, imagínese cómo vendemos; en algunos hay unos directores que ni saben hablar, que son media lengua, no… mejor dicho”, sarcásticamente puntualizó Chía.

“Se maneja mucha rosca en el deporte y para colmo la politiquería nos tiene jodidos, no se apoya el comentarista soachuno, nos cobran el 10% por darnos pauta, es muy difícil trabajar así profe”.

La charla termina, John Carlos continúa su camino, vender cuñas comerciales para el partido de la primera B, suena irónico pero al que le gusta le sabe, esa es la tarea, seguir en el medio, sobrevivir en medio de la tacañez comercial.

* Fotos enviadas con calidad original baja