Con la presencia de altos mandos policiales de Cundinamarca, el párroco de la Iglesia de San Mateo, el Secretario de Gobierno y la Contralora Municipal, 355 jóvenes realizaron el juramento a la bandera, que equivale al fin del proceso formativo como auxiliares bachilleres de policía y el inicio de su labor con la comunidad.


Este grupo corresponde al curso 041, en donde los jóvenes estuvieron durante tres meses en el Centro de instrucción de Soacha y tuvieron un ciclo formativo en donde vieron 20 asignaturas que servirán para hacer su servicio con la comunidad. Cabe aclarar que dentro del grupo había auxiliares bachilleres quienes terminaron su ciclo de educación media y prestarán su servicio militar por un año; por otra parte, existen los auxiliares bachilleres de policía que son aquellos que no terminaron su bachillerato y prestarán servicio por 16 meses, estos últimos tienen funciones similares a las de los patrulleros.

“Es importante para nuestra institución saber que estos jóvenes cundinamarqueses finalizan el proceso formativo, sabemos que todos los valores que les enseñamos les servirán a estos jóvenes para que sean buenos ciudadanos, ejerzan una futura carrera universitaria o profesión. Son herramientas que le servirán para hacer su proyecto de vida”, afirmó el Capitán Johan Fabián Peña.

“Aquí fortalecemos los valores que los muchachos traen de la casa para que así puedan ofrecerlos a la comunidad de Soacha y Cundinamarca. Durante los tres meses obtuvieron conocimientos en derecho penal, militar, código nacional de policía, ética y otros aspectos importantes para desempeñar la labor que ahora emprenderán con la comunidad”, explicó el Intendente Eliécer Rolong, uno de los formadores de los jóvenes.

Durante el acto protocolario que se llevó en las instalaciones del Comando de Policía de Soacha, las palabras estuvieron dirigidas a recalcar el compromiso de estos jóvenes con la sociedad y en su importante papel para fortalecer la seguridad de la ciudadanía. Luego de esto, los jóvenes tuvieron un espacio de encuentro con sus familias, quienes los acompañaron durante la actividad. Posteriormente en horas de la tarde, los jóvenes recibieron la información del lugar de Cundinamarca y especialidad en la que prestarían su servicio en el tiempo restante.