Con el ánimo de incentivar a los jóvenes en la apropiación de las herramientas que tienen a su alcance para participar en actividades sociales y en beneficio de la comunidad, el Comité de Gestión de la Red Social de Apoyo Adolescente y Juvenil de la comuna cuatro, socializó con jóvenes habitantes del sector propuestas pedagógicas para lograrlo.


La cita fue en la Institución Educativa Gabriel García Márquez, ubicada en el barrio Julio Rincón, allí representantes de distintas fundaciones sociales y con apoyo del programa Soacha Joven de la Secretaría de Desarrollo Social, se realizó una actividad para diagnosticar los campos de acción en los que se necesitan personas para fortalecer procesos comunicativos que permitan una mejor interacción entre la comunidad juvenil y la administración municipal.

“La idea es potencializar las habilidades que tienen los jóvenes para que ellos sean gestores de cambio a nivel comunal, desde el año pasado se viene gestando este espacio con el ánimo de que ellos se apropien de sus problemáticas”, explicó Alix Rojas, Coordinadora de proyectos de la Fundación Escuelas de Paz. Además, resaltó la importancia del proceso, ya que por medio de este, los jóvenes se capacitan en algunas áreas que les permitirán desenvolverse con más facilidad y gestionar de manera más eficiente las solicitudes que requiera la comunidad a la cual representan.

Temáticas como derechos humanos, participación, liderazgo, lenguaje verbal y no verbal, son algunas de las que se están implementado en los procesos formativos, a fin de impulsar las habilidades de los jóvenes participantes, vale la pena destacar que este es un programa también de carácter preventivo.

Organizaciones como Pies Descalzos, Fundación Escuelas de Paz, Programa Soacha Joven, Tiempo de juego, entre otras, están comprometidas en el seguimiento que se le está realizando al proceso, y para los jóvenes han elaborado una propuesta pedagógica en donde los participantes pueden aprobar o modificar su contenido, teniendo como eje principal las vivencias propias de su cotidianidad.

Los jóvenes participantes socializaron acerca de esta iniciativa, planteando propuestas a través de pequeñas cartulinas en las que escribían qué áreas de formación se necesitan en la comunidad:
“Me parece que se deberían incluir jóvenes que ya están inmersos en la problemática, ya que veo que este programa es solamente preventivo y pues considero que hay que arrancar el problema de raíz, no solamente previniendo sino dando la oportunidad a quienes ya cayeron en vicios o pandillismo”, expresó John Jairo, un joven que estuvo presente en la socialización.

En relación a esta observación, los representantes de las fundaciones, atinaron a explicar que para las personas que sufren estos problemas día a día, existen otro tipo de metodologías a utilizar, dado que su estilo de vida es distinto al de una persona que aún no ha caído en estas complicaciones.

En conclusión, se espera crear un comité y un semillero que sirva de base para la formalización del proceso, el cual estaría integrado por los jóvenes interesados en capacitarse para contribuir con sus habilidades al inicio de la acción colectiva juvenil de la comuna cuatro, además serán los encargados de realizar exigencias y demostrar sus habilidades sociales y de gestión.