Con un público de jóvenes y adultos se llevó a cabo el ‘Foro por la paz y los derechos humanos, Suacha 2016’. Cerca de quince panelistas divididos en dos grupos, fueron los encargados de transmitir reflexión, experiencia y conocimiento a los asistentes de la actividad,.


Una mesa de panelistas estuvo compuesta por organizaciones sociales y movimientos alternativos, allí, entre otros, estuvieron presentes: María Sanabria una de las madres de Soacha; Marino Rivera, director de la Fundación Colombia Nuevos Horizontes; Mauricio Reyes, integrante de la UP Soacha; Arturo Zapata, padre de Klauss Zapata, un representante de la comunidad LGTB.

Por otro lado, académicos, integrantes de partidos políticos y autoridades municipales, acompañaron un segundo grupo de panelistas. El alcalde, personero y comandante de policía de Soacha; Andrés Jaramillo , representante de partido político; Alexander Idrobo, académico de la Universidad Santo Tomás; Katherine Torres, representante de Paz completa.

La dinámica del evento fue sencilla, el moderador lanzaba una pregunta y cada panelista contaba con cierta cantidad de tiempo para responderla a partir de sus investigaciones o experiencias.

Al inicio del foro, los organizadores de la Red Juvenil, llevaron a los participantes un emotivo mensaje de apertura:

“Queremos ver la germinación de la paz y la conciliación, somos muchos los que queremos ver una Colombia distinta, dar toda nuestra energía a la posibilidad de la reconciliación, no vamos a dar nuestra energía al odio, a la guerra, a justificar un arma. No hay razones para matar, hay razones para vivir. Soacha es el fiel reflejo de todas las representaciones de nuestro país. Al ser Soacha el municipio que a diario la mayor cantidad de víctimas tanto de la violencia como del modelo económico, se hace necesario plantear debates que nutran y den luces sobre cuáles son los cambios que se necesitan para llegar a una paz estable y duradera. Si nos involucramos y comprometemos al análisis del actual proyecto de paz, el papel de los jóvenes es el de apuntar a la necesidades del pueblo y la nación, buscar la soberanía, democracia y paz”

Con la invitación a debatir y analizar se dio apertura a la actividad y a la participación de los panelistas.

Una de las preguntas fue ¿Qué es la paz?, así respondió la mesa de académicos y autoridades municipales:

Otra de las preguntas, que implicó un ejercicio de conceptualización fue pensar si lo que se vive es un posacuerdo o un posconflicto, la mayoría de panelistas coincidieron en pensar que el momento es mejor denominarlo posacuerdo, ya que el conflicto siempre permanecerá. Así hablaron los panelistas:

De la misma manera, a la mesa de colectivos y víctimas, se les preguntó sobre cómo vivencian la construcción de la paz en el municipio, estas fueron sus respuestas:

Luego de la participación de los panelistas se dio paso a la obra ‘Antígona, tribunal de mujeres’, allí Carlos Satizábal, director del grupo Tramaluna y de la producción, explicó que en su obra está representada la catarsis de la violencia y además de las madres de Soacha, el conflicto armado se reúne en un acto poético. Al final muchos aplausos despidieron la obra y el foro.

El balance del evento fue positivo, así lo expresó Kevin Arias, integrante del Comité Permanente por los Derechos Humanos y de la Red Juvenil de Soacha.

“El balance fue positivo, contamos con panelistas que compartieron sus respuestas y nutrieron mucho el espacio, también se presentó la obra Antígona. Con actos culturales como este y con el foro queremos decirle a la gente que existen víctimas pero también hay jóvenes que quieren dar su respuesta frente a los horrores de la guerra y que han recaído en el municipio”.

Sin duda uno de los mensajes más significativos del foro, fue el de María Sanabria, madre de Soacha:

“La paz se construye desde casa, enseñándoles a nuestros hijos en la casa el respeto por la vida y por lo demás. Lo que a nosotros nos afana es la indiferencia, es algo terrible que nos está matando, ‘como no me pasa a mí, entonces no me importa’, tenemos que tejer lazos de hermandad entre nosotros. Todos unidos de la mano podemos hace mucho, tejer justicia”, concluyó la madre.