‎»Los tejidos se tejen con lazos de muchos colores, con la sabiduría y paciencia de unas manos que sean capaces de atar nudos de manera razonable, pero más importante aún, con las emociones que surgen cuando tenemos la posibilidad de encontrarnos con los otros».


Mais-Soacha

Mais-Soacha

Seguimos caminando el territorio. Esta vez la ruta ancestral de la Pacha Mama nos convocó hacia el Páramo de Sumapaz con el fin de comprender la importancia del agua como recurso natural, pero más importante aún, como elemento generador de vida. En este sentido La Plataforma Juvenil y sus proyectos: Suacha: memoria, identidad y territorio; Suacha Preuniversitaria y En La Juega: red de espacios culturales; acompañados de integrantes del Movimiento Disidencia Juvenil de Suacha y la Corporación Casa – Asdoas de Usme, caminaron la palabra en el Sumapaz el domingo 19 de agosto del presente año.

Aunque el Sumapaz no pertenece al territorio administrativo de Suacha (tal vez una parte de las veredas del Alto del Cabra y Romeral hagan parte de éste), la salida tenía como objetivo principal romper las fronteras y construir tejidos con otros actores que vienen trabajando durante años temas ambientales, culturales, patrimoniales e históricos en diversos lugares de Cundinamarca. La salida pedagógica y de reconocimiento reunió a un grupo de jóvenes de Suacha interesados en la preservación y protección del medio ambiente, en ese sentido, era importante realizar este recorrido por uno de los páramos más grandes del mundo: El Sumapaz. Un lugar mágico que se llenó de alegría gracias a la energía del grupo y nos recibió de manera majestuosa reflejando así su importancia como ecosistema y reserva natural.

De esa forma, se realizó en un primer momento un saludo al territorio y al agua, saludo que estuvo acompañado por los sonidos de la naturaleza, la música andina, y por supuesto, la chicha tradicional. Allí se explicó el origen mitológico de la Laguna de Atabanza, nombre originario del lugar que significa dentro de la cosmología muisca: Primera palabra de mujer. Luego de saludar a la Pacha Mama se realizó un recorrido por el sendero que conduce hasta el “pico del águila”, el punto de mayor altitud del páramo ubicado a 4000 metros sobre el nivel del mar, desde allí se pueden contemplar las lagunas de “cajitas” y “guitarra”. Una espectacular vista acompañó nuestra presencia mientras que un águila surcaba los cielos custodiando de manera majestuosa las maravillas del lugar, pero también indicándonos el sentido de su nombre.

Para el grupo Suacha: memoria, identidad y territorio; el reconocimiento a este maravilloso lugar no es sólo una manera de generar estrategias pedagógicas en torno al medio ambiente, sino que también es una forma de vincular a los jóvenes del municipio a proyectos desde los cuales se puedan llevar a cabo dinámicas alternativas y se conjuguen la imaginación, la creatividad, la energía y la jovialidad con el respeto por la diferencia, la naturaleza, la cultura, el arte, la historia, la política, etc. Las salidas no tienen como finalidad salir y conocer un lugar por conocerlo, nos interesa más bien reconocerlo desde todas sus variables y comprenderlo con los “pies en la tierra”, es decir sintiendo y reflexionando sobre todo lo que nos dice el territorio a través de sus diversas sensaciones. Ir al Sumapaz fue una manera de hacerlo y de comenzar a construir este tejido que poco a poco va generando nuevas propuestas para los jóvenes del municipio, también es una manera de acercarlos a los problemas y dificultades que se presentan hoy en torno al tema del medio ambiente, tales como, la explotación minera, los tratados de libre comercio, los malos manejos a nuestros recursos hídricos, el manejo de las basuras, el calentamiento global, los megaproyectos de vivienda urbana, etc., de esta manera se genera un pensamiento crítico capaz de argumentar en contra de toda esta clase de procesos. Por último, quisiera agradecer a la administración distrital por el apoyo que nos brindó en el tema del transporte, en especial a Héctor Pineda, quien nos facilitó el bus que nos recogió en Suacha y nos trajo de vuelta nuevamente sin ningún costo.

P.D: Mientras la administración municipal celebra los 412 años del municipio construyendo una pista de hielo con su aliado estratégico AMARILO, empresa dedicada a la construcción de proyectos de “vivienda” a gran escala, pregunto lo siguiente ¿Es en verdad un regalo para el municipio instalar una pista de hielo gratuita o simplemente es una forma de mostrar un poco de agradecimiento a la administración municipal por las miles de hectáreas que se están otorgando para la construcción de proyectos de vivienda indigna?. Claro, mientras esto sucede, los jóvenes del municipio tienen que ir a otros lugares a buscar apoyo para sus proyectos, ¿no sería más lúdico y recreativo, como han dicho los defensores de la pista, que la administración apoyará los proyectos que los jóvenes llevan a cabo? Y ojo, lo resalto: LOS JÓVENES y no las ONG’s que dicen que trabajan por la juventud, cuando lo único que hacen es asistencialismo y se llevan nuestros recursos para otro lugares.