225 jóvenes de la comuna uno de Soacha se graduaron anoche en formación microempresarial gracias al convenio entre la Policía Nacional, el Sena y la Alcaldía municipal.


avenida-las-torres.bosa

avenida-las-torres.bosa

El programa se denomina «Prevención en formación de pandillas y atención a jóvenes Vulnerables» el cual busca contrarrestar las consecuencias de los fenómenos de violencia, descomposición social y la falta de oportunidades laborales en el municipio.

José Arévalo es un jóven de 25 años que participó en el curso de mezcla de pinturas, y hoy considera que su pasado debe borrarlo de la memoria y emprender una nueva vida. «Yo delinquí en toda la zona de Compartir, hice daño a la gente y a mi familia, pero gracias a Dios que me involucré en este programa y hoy me siento útil a la sociedad, todavía no gano plata pero tengo posibilidades de conseguir un trabajo estable y digno», explicó.

El objetivo del programa es realizar esfuerzos conjuntos, coordinados con las autoridades y el sector privado para generar estrategias de impacto y sostenibles para disminuir los fenómenos de violencia en el municipio. Se busca además generar un mayor compromiso por parte de las autoridades gubernamentales para el diseño y fortalecimiento del programa de juventudes.

Según el Secretario de Gobierno, coronel Antonio José Ardila, el programa se planeó en tres fases: Una primera de emprendimiento y desarrollo empresarial, la segunda fue la que concluyó anoche y tiene que ver con el desarrollo de la formación técnica y compra de maquinaria e insumos. La tercera es la organización, conformación y constitución legal de las microempresas.

El coronel Ardila explicó que el programa obedece a una política pública local y que además está contemplado en el plan de desarrollo actual. «El mayor problema en Soacha es el rechazo a la convivencia, aquí vive mucha gente con excepcionales cualidades, pero algunas veces se pierde esa buena intención por la falta de oportunidades y programas que motiven a la población vulnerable», concluyó el funcionario.

El coordinador Académico del Sena, Gustavo Barreto, dijo que «programas como este valen la pena apoyarlos y mantenerlos en sociedades como la nuestra. Colombia necesita rescatar esos grandes valores que están escondidos en jóvenes como los que hoy se gradúan, con potencialidades y fortalezas que seguramente van a garantizar un mejor mañana».

A la ceremonia de grado asistió también el sub comandante de la policía Cundinamarca, coronel José Manuel Barreto, quien calificó como «un orgullo para la comunidad de Soacha el desarrollo de este programa con jóvenes vulnerables que de cierto modo tenían un futuro incierto. Qué bueno que hayan escuchado una voz amiga para redireccionar su vida», agregó.

Ramiro Lara, instructor del Sena en Mezcla de pinturas, Acabados arquitectónicos, Construcción y Enchape de pisos, destacó la responsabilidad de los jóvenes participantes de la comuna uno y dijo que el apoyo de las Juntas de Acción Comunal del sector fue clave para el éxito del proceso. Puso como ejemplo de resultados concretos del programa, el enchape de los 180 metros cuadrados del piso del salón comunal de Villa Sofía II, el cual se hizo con los aprendices del Sena en solo ocho días.

La segunda fase de la capacitación involucró a 142 jóvenes, 45 adultos y 38 menores entre 14 y 16 años, quienes aspiran a culminar todo el proceso en la tercera etapa, es decir, la que tiene que ver con la organización, conformación y constitución legal de las microempresas.