Por solicitud de un fiscal de la Unidad Nacional Anticorrupción, el Juzgado Primero Penal del Circuito de Soacha le impuso en segunda instancia detención domiciliaria al alcalde José Ernesto Martínez Tarquino.


El fiscal a cargo del caso le imputó a Martínez Tarquino cargos por su presunta responsabilidad en peculado por apropiación, celebración de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, y destrucción de documento público.

La Fiscalía investiga las supuestas irregularidades detectadas en la celebración durante 2008 de dos contratos por un total de 34 millones 800 mil pesos, para asesorías y consultorías de empalme con la anterior administración.

Así mismo, la segunda instancia revocó la negativa de medida de aseguramiento que favorecía a Amparo Tristancho Cediel, secretaria general de esa municipalidad, a quien el fiscal le imputó cargos por falsedad material en documento público, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, y peculado a favor de terceros.

El Juzgado Primero Penal del Circuito de Soacha también ordenó oficiar al Gobernador de Cundinamarca para que proceda a la suspensión del alcalde Martínez Tarquino.