En Estados Unidos un grupo de payasos que se movía en un bus por áreas boscosas intentó llamar la atención de distintos menores de edad. El diario The Guardian explicó que podría tratarse de publicidad de una nueva película de terror.


En Gatineau, Quebec, Canadá, la policía denunció que un payaso estuvo en un parque persiguiendo niños. También llamaron la atención sobre una foto en Instagram donde se veía un hombre con una máscara de payaso en los alrededores de una escuela.

Como en Estados Unidos y Canadá se han presentado casos similares en Reino Unido, Australia, Holanda y México. El hecho se ha convertido en fenómeno social que tiene en alerta a las autoridades debido a que en algunos casos el acoso ha pasado a las amenazas e intimidación con armas.

Culturalmente los payasos se asocian a la diversión o a un objeto de miedo. La psicóloga clínica Paola Osorio Villa señala que la fobia o el temor a los payasos (coulrofobia) está asociado a desconocer qué se esconde en el maquillaje y en el artilugio que usa la persona que se disfraza. “El maquillaje que cubre el rostro está asociado a no saber qué hay detrás, qué me está atacando y contra quién tengo que defenderme”.

Osorio cuenta que es una fobia muy típica de esta generación en la que el maquillaje, las máscaras y cubrirse el rostro está asociado con acciones como asustar o delinquir. “En los niños, el rostro del payaso se convierte en una figura amenazante porque lo desconocen”, manifiesta la psicóloga clínica.

Fredy Romero Guzmán, profesor asociado a la Institución Universitaria de Envigado y subdirector nacional del campo de psicología clínica del Colpsic, menciona que los seres humanos estamos expuestos a cualquier tipo de fobia o miedo irracional.

Aclara que existen vulnerabilidades más altas cuando la gente está expuesta a personas cuyos vínculos han sido más ansiosos o fóbicos. “Es decir, si mi papá o mi mamá han sido más ansiosos o temerosos estoy expuesto a adquirir una fobia con más facilidad”.

No obstante explica que “el payaso encarna un tema simbólico desde el teatro que ayuda a representar emociones como la tristeza, la alegría o el sarcasmo”.

Además, el psicólogo añade que las personas adultas que tienen fobia a los payasos, en general, pudieron haber tenido, cuando eran niños, alguna “vulnerabilidad o apego inseguro”.

Liliana López, docente de la facultad de psicología de la Universidad Pontificia Bolivariana, también reitera que esta fobia no es exclusiva de los niños y señala que en personas adultas se presenta. “Pueden sentir una territorialidad, que los van a invadir. Alguien mayor sí sabe reconocer que ese miedo es excesivo, si es una fobia. El niño no”, cuenta la docente.

Fuente: ElColombiano.com