Martes 17 de noviembre de 2009, los sótanos del Mirador de San Ignacio se inundan. Jueves 6 de mayo de 2010, cerca de veinte carros quedan atrapados bajo las aguas. Miércoles 7 de julio, la historia se repite: 17 vehículos fueron sepultados por las sucias aguas de la quebrada Tibanica.


dia-ninos-ducales.jpgSon 11 años que los residentes del Mirador de San Ignacio han evidenciado la furia de las aguas en los sótanos del edificio y la pobre reacción del municipio para solucionar un problema que en cada ola invernal se repite. Nadie se explica por qué desde la primera inundación no se tomaron medidas y cuál es la razón para permitir que la situación se repita una y otra vez.

Desde la última emergencia sólo pasaron dos meses y muchos ingenuos habitantes del conjunto se atrevieron a pensar que aquella sería la última vez que sus periodismopublico-176.jpgvehículos quedarían atrapados en los sótanos del edificio, bajo las aguas contaminadas que bajan de “la loma”. Pero ayer, sobre las 6:30 p.m se dieron cuenta que sólo era una vana ilusión y que el problema sigue latente.

Son 420 apartamentos y aunque el agua no se entra a las viviendas, sus habitantes duermen intranquilos porque muchos guardan su vehículo en el sótano, y en más de una ocasión la fuerza de las aguas no les da tiempo para sacarlos.

Y la historia se repite de nuevo. Esta vez el nivel del agua no solo sobrepasó los límites sino también la paciencia de los habitantes del Mirador de San Ignacio. “Esto es el colmo, pareciera que las autoridades se burlan de nosotros porque vienen, se adornan, nos prometen soluciones y no hacen absolutamente nada. Anoche por ejemplo en muchos apartamentos se metieron las ratas y nos tocó cazarlas hasta altas horas de la noche”, dijo Pedro Moreno habitante del conjunto.

Marco Tulio Rivera, residente del Mirador, cuestionó los compromisos adquiridos en ocasiones anteriores porque, según él, no se han cumplido. “La vez pasada se perdieron más de diez carros y nadie respondió; por ejemplo lo único que hace Codensa es venir a cambiar los contadores, cobrarnos y esperar que la lluvia los dañe de nuevo para venir a sacarnos la plata”.

La pregunta que se hacen los habitantes de este conjunto es por qué el municipio no le pone punto final a esta situación. El alcalde Ernesto Martínez dijo que la solución definitiva está en camino, que los recursos para la construcción de las redes ya se asignaron y que las obras se ejecutarán durante este segundo semestre del año.

Para Pastor Humberto Borda, secretario de Infraestructura del municipio, lo del Mirador de San Ignacio “se debe a una falla técnica de la continuación del Vox Culvert sobre la autopista, al frente del conjunto residencial. Hay que adelantar la continuidad del mismo Vox hasta el otro costado, y para ello la E.A.A.B. ha manifestado que efectivamente apropió los recursos que permiten adelantar este descole”. El funcionario también aseguró que una vez se haga este túnel recubierto en concreto, se mejorará ostensiblemente la situación. “La solución tiene que ser de fondo, es un tema estructural, es una red matriz y por lo tanto la empresa de acueducto ha determinado los recursos en virtud del mismo contrato que ha adjudicado en esta vigencia del año 2010 y que adelantará en dos meses, según la versión de ellos”, concluyó Borda.