La increíble historia de superación de un residente del corregimiento dos de Soacha

Luis Humberto Bello padece Hemofilia B severa, ha enfrentado varias cirugías, fue desahuciado por los médicos, pero hoy-a sus 39 años-tiene esposa, hijos y trabaja en un taller de pintura.  

Un paciente con Hemofilia B severa es todo un ejemplo de superación en el corregimiento dos del municipio de Soacha. Él menciona que esta enfermedad es genética, es decir, la heredó de sus padres. Se conoce como enfermedad huérfana, aquella que la padece una de cada 5000 personas en el país. Sin embargo, para este personaje su enfermedad no ha sido  impedimento ni  mucho menos una incapacidad para sobrevivir, ya que hoy tiene 39 años y varias cirugías encima, así como una familia por la cual lucha diariamente.

Esta enfermedad es una inhibición de la coagulación debido a deficiencia de un factor en la sangre que interactúa con las plaquetas; la sangre en estos pacientes se convierte en un nivel oxidante, el cual desgasta las articulaciones por su acumulación y los pacientes hemofílicos terminan con múltiples reemplazos de rodilla, de cadera, de hombro, codos, etc. Desde muy pequeño los médicos no le daban esperanzas de vida, le decían que iba a ser un ser inútil que no podría trabajar, hasta el punto que le recomendaban de abstenerse de tener esposa e hijos porque por la enfermedad no sería capaz de sostener un hogar.

Pese a este terrible panorama y la poca ayuda que recibió por parte de sus familiares y las noticias desalentadoras de los médicos, Luis no se rindió y trabajó por más de 14 años como auxiliar de enfermería en diferentes hospitales. Luego de este tiempo, sus jefes vieron que él presentaba algunos problemas de movilidad y lo mandan a un consejo de calificación donde deciden enviarlo a su casa para cuidarse de su enfermedad. Él hace caso, pero al ver que se quedaría sin ingresos para mantener a su familia, toma la decisión de reunir los documentos necesarios con el fin de lograr una pensión, la cual se encuentra un poco envolatada porque le dicen que es muy joven para obtenerla, pero va a buscar empleo y le aseguran que es muy viejo, por lo tanto, no le han solucionado nada y lo tienen volteando de un lugar a otro, con solo trámites.

Ya ha pasado por varias cirugías. Entre las que más recuerda está un reemplazo de cadera, una craneotomía, una muestra de tejido de los riñones, una sustitución de rodilla, esta última tuvo muchas complicaciones porque se infectó; los médicos ya habían tomado la decisión de amputar su pierna izquierda, pero finalmente decidieron hacerle una artrodesis, que es una intervención quirúrgica en la que introducen una varilla dentro del fémur y la tibia para dejar la pierna totalmente recta, cirugía de la que salió bien y se ha recuperado.

En la actualidad Luis tiene felizmente a su esposa y 4 hijos, menciona que desde hace tres años que lleva con la discapacidad se dedica a soldar, reparar equipos eléctricos, restaurar antigüedades, arreglar televisores y otros electrométricos, también restaura y pinta motos, y está en proceso de aprendizaje para la reparación y el mantenimiento de lavadoras y neveras. Se considera un todero porque se le mide a todo, hace hasta planos para el aprovechamiento de los metros cuadrados habitables en su municipio. Dice que tiene conocimiento que en Soacha existe otro muchacho de nombre Jonathan, de 27 años, que también padece esta misma enfermedad, que trabaja con su padre y conduce una grúa donde llevan carros para reparar a diferentes talleres mecánicos.

Para quienes necesiten reparaciones de diferentes electrodomésticos o pintura de motocicletas, Luis está ubicado en la calle 24 No.  8B -05 barrio Camilo Torres de la comuna dos, o lo pueden contactar al número celular 316 8338222, ya sea por llamada o WhatsApp.

El mensaje que deja Luis Humberto es el de valorar lo que se tiene, que la mayor riqueza de los seres humanos es la salud, poder moverse sin ningún problema y hacerlo sin ayuda de nadie, así como “dejar huella con las acciones que hagamos. Para quienes padecen alguna enfermedad los invito a luchar y salir adelante, sin rendirse, para demostrarle a la gente que sí es posible a pesar de lo difícil que sean las circunstancias, porque lo que uno mismo no logre por sus propios medios, nadie lo hace por uno”, puntualizó este personaje que se convirtió en todo un ejemplo de superación y motivación personal en Soacha.

Por Rafael Rodríguez Bejarano

cargando...