Hasta hace poco los habitantes de Soacha veían como hechos preocupantes pero aislados, los ataques que desadaptados e inescrupulosos realizaban con ácido contra inocentes que tenían la mala suerte de encontrarse en la vía pública con uno de estos individuos, sin embargo esa tendencia cambió cuando un joven del municipio fue víctima de esta repudiable agresión.


deportistas-soacha

deportistas-soacha

Fabián Palacios, de 19 años edad, habitante en el barrio Conviba II de la comuna uno, fue la persona que por primera vez en Soacha fue víctima de un ataque con ácido, el cual fue hecho por desconocidos que, sin medir consecuencias y dando una muestra de total sevicia, lanzaron a este joven una bolsa llena de ácido, que quemó gran parte del cuerpo de esta persona.

Los hechos se presentaron el día 29 de junio, aproximadamente a las 2pm, cuando Fabián se encontraba en la terraza de su vivienda lavando ropa, como una forma de ayudarle a su madre, que es cabeza de familia. En ese momento, los individuos pasaron cerca de la casa de Fabián, que está ubicada sobre la Cll.23 bis del barrio Conviba, muy cerca de una zona verde donde hay un tanque desocupado, situación que facilitó a los sujetos arrojar la bolsa con ácido que causó un severo daño al joven Palacios.

El saldo: quemaduras de gran gravedad en la mayoría de su cuerpo, la reclusión en el Hospital Simón Bolívar de Bogotá con un pronóstico reservado y vendajes del tórax hacia arriba. Como la familia de Fabián es de escasos recursos, la comunidad decidió realizar una recolecta para poder solventar los altos costos que representa la hospitalización del muchacho, fueron cerca de $300.000 los que de manera solidaria y voluntaria entregaron los vecinos a estas personas.

“Sabemos que el problema de la inseguridad está en todo el municipio, pero cada sector manifiesta una problemática diferente, por ejemplo acá con la drogadicción, los niños entre 8 y 15 años que ya andan metidos en el vicio, y ahora el problema que se nos generó el pasado fin de semana por el ataque con ácido que sufrió una persona de la comunidad. La situación es grave, ni siquiera dentro de nuestras casas estamos seguros, por eso queremos crear conciencia entre la comunidad, no sólo con el ánimo de hacer una recolecta económica, sino también de advertir lo que está sucediendo, porque así como le pasó a Fabián, también le puede pasar a cualquiera de nuestros hijos, o a alguien de la comunidad. Esto nos ha causado tanto impacto, pensamos en lo que le pueda pasar a nuestras hijas e hijos”, explicó Nidia Rojas, Presidenta de la JAC de Conviba I.

El problema de la inseguridad

Lo sucedido el pasado fin de semana fue sólo una muestra que puso nuevamente en evidencia el drama que vive todo el municipio de Soacha en materia de seguridad, que para el caso concreto de Conviba, se refleja en hechos tan delicados como el consumo de drogas, la presencia de delincuentes y bandas delincuenciales, y la falta de cámaras de seguridad, que aunque fueron prometidas por el Gobierno municipal, hasta ahora no se han visto, a tal punto que los mismos vecinos aseguran que este fue un impedimento para lograr identificar a los agresores de Fabián Palacios.

“Hace pocos días nos ocurrió el caso del joven Fabián, a quien le lanzaron ácido en su cara desde la calle hasta la terraza de su casa. La inseguridad ya llegó a niveles extremos, ni siquiera en la casa puede estar uno seguro, por eso le solicitamos al Alcalde que por favor nos coloque las cámaras que nos prometió en este sitio, porque acá hay mucha delincuencia y uno ve muchos muchachos que se la pasan consumiendo vicio y otras sustancias. Si hubiera cámaras se podría registrar todo lo que pasa en el sector, pero como no, vemos muchachos que desde los 10 años ya consumen vicio, e incluso la presencia de bandas delincuenciales que vienen de otros lugares a delinquir en el barrio”, expresó Olga Lucía Prieto, habitante de Conviba.

“Hay mucha inseguridad, la Policía no nos colabora mucho, uno los llama cuando pasa algo o hay problemas, pero ellos nunca llegan a tiempo. Fácilmente se pueden demorar una hora o 45 minutos, y cuando llegan ya todo ha pasado y los delincuentes se han ido. Lo más complicado se ve sobre todo en las horas de la tarde, hacia las 3 o 4pm se empieza a ver la presencia de los delincuentes y así es hasta horas de la noche”, agregó Mariela Franco, habitante de Conviba.

“Nosotros hemos acudido varias veces ante las autoridades, pero desafortunadamente no se han tomado cartas en el asunto. Hasta el momento no hay medidas efectivas para solucionar la problemática que tenemos aquí en el barrio y desconocemos qué pasó con las cámaras de seguridad que nos prometieron, las cuales son muy necesarias en nuestro sector. Ni el Alcalde, ni el Secretario de Gobierno, ni la Policía, nos han dado razón de eso”, concluyó Pedro Martín González, residente de Conviba.