La falta de iluminación y de un acceso adecuado han convertido a este sector de la comuna dos en un nido de delincuentes y en el sustento de ladrones, drogadictos y violadores. A pesar de ello, ninguna autoridad pone atención al delicado caso, hecho que tiene pensando a sus residentes en tomar medidas de hecho como bloquear la Autopista Sur.


operativos-Policía-Soacha

operativos-Policía-Soacha

En el último consejo de seguridad, presidido por el Alcalde Juan Carlos Nemocón, los líderes de Bosque de Zapán denunciaron el grave problema que enfrentan, para lo cual aportaron iniciativas en busca de una pronta solución, pero desafortunadamente no se obtuvo respuestas satisfactorias que contrarresten el actual de los delincuentes.

“Esta problemática se presenta desde que se construyó el primer conjunto, aproximadamente hace cinco años; a medida que se han ido entregando las demás etapas, la problemática se ha hecho más grande. La inseguridad es a toda hora, son víctimas desde los niños que salen a estudiar, hasta las señoras que llegan en la noche de trabajar, porque es mucha la que llega tarde. Por ejemplo se presentó un caso de una señora que por no entregar el bolso le pegaron 18 puñaladas. Aquí había un grupo de personas de la misma comunidad que prestaba seguridad entre las 6 de la tarde hasta las 12 de la noche, pero eso se acabó, precisamente por falta de apoyo de las autoridades”, indicó Yenny Esperanza Mesa, Administradora de Bosque de Zapán, Tercera Etapa.

Uno de los problemas es la entrada que asignó la constructora Bolívar a los conjuntos Bosques de Zapan, la cual comienza desde la Universidad Uniminuto, siendo un trayecto oscuro y largo, y aunque la bomba de gasolina que se encuentra al frente de los apartamentos dio permiso para construir unas escaleras que dan acceso al sector, se convirtieron en el lugar preferido para los delincuentes.

“Es un paso provisional y no es público, ya que está en un espacio privado, una escalera que fue hecha por el mismo frente de seguridad del sector con el aporte de la comunidad. El problema es que desde la escalera a la autopista es oscuro, aunque a partir de las escaleras se instaló un reflector para evitar que los delincuentes aprovechen la falta de luz. Ahora, si bien es cierto hay un pedazo iluminado, hay que tener en cuenta que a partir de las tres y media de la mañana se mueve la gente a coger transporte, y a esa hora a las que más roban son a las mujeres”, agregó Juan Carlos Vargas, vecino de Bosques de Zapan.

Ante el actuar de la delincuencia, la comunidad otra vez se está organizando para conformar un nuevo frente de seguridad, motivo por el cual buscan respaldo de la Policía Nacional y más atención de la Alcaldía Municipal, pues la inseguridad está latente y estas entidades no han hecho nada por ayudar a estos habitantes y apoyar su iniciativa de organizarse y enfrentar a los malhechores.

“La misma comunidad con el frente de seguridad cuidaba a sus vecinos, ellos se armaban con palos, piedras o con lo que tuvieran, ahora la idea es volver a conformarlo con apoyo de la policía y trabajar por un acceso decente a las viviendas. Se han dirigido oficios a la Alcaldía y a la constructora pero no se han apersonado de la situación, nadie responde por la personas que salen afectadas o lisiadas, pero seguiremos insistiendo y se recogerán firmas para que nos pongan más atención”, finalizó Sandra Paola Montoya, Administradora Zapan, segunda Etapa.