Un llamado a la paz, a la reconciliación, a la armonía y a la hermandad, fue el mensaje que se envió a todos los ciudadanos de Soacha durante la conmemoración de la semana por la paz.


La jornada se realizó en la noche de este jueves, primero en la Parroquia San Bernardino y luego en el teatro del Colegio María Auxiliadora, con la presencia de Monseñor Daniel Caro Borda y las autoridades eclesiásticas de Soacha. También estuvo presente la Gestora Social del municipio, Constanza Solórzano; el Personero Henry Sosa y otras personalidades de la ciudad. La actividad tuvo como epicentro la celebración de una eucaristía y la realización de una obra de teatro, en la que decenas de niños de sectores vulnerables del municipio y de la capital, resaltaron la importancia de lograr la paz y la reconciliación desde la cotidianidad de todos los ciudadanos.

Tanto en la eucaristía como en la obra de teatro, se hizo un llamado a todas las personas a buscar la paz desde las acciones individuales, desde el quehacer diario y con sus semejantes, entendiendo que esto no es algo que depende únicamente de la terminación de un conflicto armado, haciendo referencia al proceso de paz entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC, sino que se trata de un aspecto que comienza en el interior de cada persona, con un cambio de mentalidad y hechos concretos que permitan vivir en paz con sí mismo y con el otro.

Así lo manifestó Monseñor Daniel Caro Borda, Obispo de la Diócesis de Soacha que reiteró nuevamente la necesidad de poner en marcha el concepto de la ‘No violencia’, de la siguiente manera:

“No den puños, no digan groserías, ni malas palabras. Si es necesario cambiar el vocabulario, hay que cambiarlo, para no usar palabras insultantes y agresivas. Que los padres traten con cariño y con dulzura a sus hijos, hay que tener buenos modales y comenzar a sembrar en los niños un comportamiento pacífico y bondadoso. Todos podemos poner mucho si trabajamos por ello”, destacó Monseñor Caro Borda.

El hecho más destacado de la jornada, fue la obra de teatro que varios niños pertenecientes a la Organización San Antonio y provenientes de lugares como Ciudadela Sucre, Altos de Cazucá, Ciudad Bolívar, Lucero y Divino Niño, entre otros, presentaron a los asistentes. En esta, se dramatizaron varias situaciones propias de la cultura y la idiosincrasia colombiana, que en ocasiones generan conflicto y pueden repercutir en hechos de violencia, dejando un mensaje a todas las personas que asistieron al escenario, de buscar la sana convivencia, el respeto y la armonía entre todas las personas.

Por último, el llamado a todos los ciudadanos, tanto de Soacha como del país, fue a decirle a sus semejantes: “La paz sea contigo, ¡reconciliémonos! La paz es posible, ¡sí se puede!”.