Analicemos las estadísticas que hablan de la imagen del presidente Santos. Según Caracol radio, cadena amiga del mandatario, la encuesta realizada por la firma Gallup lo favorece (a propósito han hecho más un millón de encuestas en el país y a mí nunca me han preguntado ¿y a usted?).


De acuerdo a los números, el proceso de paz y la vivienda gratis del presidente, son aprobadas por la mayoría del pueblo colombiano, pero la última encuesta de Ipsos Napoleón Franco, el presidente tiene una imagen favorable del 48%, la más baja desde noviembre del 2010, cuando alcanzó el 73%. (Está descendiendo pero no como el gran campeón Nairo Quintana) mientras que el 51% no está convencido de su gestión.

En cuanto al proceso de paz, esta encuesta advierte que solo el 38% creen en él, mientras el 58% no cree en la negociación. Esta encuesta define que los sectores con mayor aceptación en la población por su gestión, son el agro, las relaciones internacionales, la educación y la vivienda popular. Entonces ¿de dónde salen estas cifras, cuando el país registra más de 180 días de paro, en lo corrido del mandato, generados en su mayoría por sectores agrícolas y campesinos, ocasionando pérdidas irremediables de más de un billón de pesos? ¿De dónde diablos sacan estas encuestas y a quién le preguntan, si más de medio país está en la olla, sin un peso en el bolsillo y aguantando hambre por culpa de este gobierno?

Ahora la encuesta hace referencia de que Santos tiene buenas relaciones, entonces cómo se denomina el abominable fallo de La Haya que entregó con artimañas a Nicaragua (además de la somnolencia mental del presidente y de su canciller) 70 mil kilómetros de mar; sin contar las amenazas del “honesto” presidente Maduro que busca a cada segundo desafiar a Colombia, con sus groserías y marrullerías, mientras que Santos calla, permitiendo que se burlen del país (como extraño a Uribe, al menos nos hizo sentir la bandera y el fervor por la patria). En cuanto al tema de la vivienda gratis, fue el mismo Santos que a finales del año pasado anunciara la construcción de 100 mil viviendas y que para finales del 2.013 estarían entregadas y refirió también que el gobierno tenía el dinero para el programa, pero transcurrido agosto de 2.013, solo se han edificado 30 mil y no tienen dinero para construir el restante de las viviendas (aún cree, que la encuesta son un dato verdadero y real, mientras que pocos medios de comunicación escudriñan las cifras ciertas de los programas, otros engañan e inventas números para favorecer a su patrocinador).

Ambas encuestas determinan en común acuerdo que la calidad de vida ha empeorado y que la economía está en su peor momento, entonces por qué dicen que el presidente subió varios puntos de favorabilidad, mientras que esta cifra que es real y no amañada, el 85% de los colombianos son pobres, viven en la pobreza y sobreviven de puro milagro ¡es algo irónico estas cifras, pues si la economía está mal, el colombiano pobre y común y corriente está peor, si ayer hubo para la aguadepanela, hoy no! Vivimos en medio de una guerra con más seis décadas de terror, los colombianos nos acostumbramos a vivir pero no vivimos bien, vivimos mal, un alto porcentaje vive de la economía informal, mientras el gobierno nacional dice que aumentó el empleo; al tiempo que la guerrilla secuestra, extorsiona y asesina industriales e inversionistas nacionales y extranjeros, obligándolos a buscar otros lugares en el mundo, perjudicando a millones de colombianos que dependen directa e indirectamente de los inversionistas. Finalmente está tan buena la gestión internacional de Santos, que aún el gobierno de Venezuela no le ha pagado a los exportadores colombianos, llevándolos a la inminente quiebra.

Termino mi columna con esta cifra que tal vez es la única rescatable de los anteriores encuestadores (me hace recordar que en el pueblo de Topaipi, la persona que realiza la encuesta del SISBEN, para evitar los largos desplazamientos a las veredas, se ubicaba en lo más alto de una montaña y con binóculos en mano, realiza la bendita encuesta, ¿será que estas empresas hacen lo mismo?) el 80% de los colombianos se oponen a que los miembros de las FARC, si dejan las armas, puedan participar en política sin tener que pagar cárcel. Pero como ven, la treta de la negociación no es más que un negocio muy millonario, (recuerden que hace pocas semanas, la corte falló por el renacer de la UP, me parece muy bueno, pero lo que no considero es que los cabecillas y los asesinos comandantes de las FARC, estén pensando en hacer política libremente sin pagar un día de cárcel y un peso de indemnización a los millones de colombianos afectados por su locura guerrerista). Es importante que estos comandantes también sufran el mismo castigo de los jefes de las AUC, deben ser extraditados y condenados ejemplarmente, aunque eso no reparara para nada el mal que ellos hicieron a los colombianos.

Termino diciéndoles que Santos en enero de 2.012 dijo que en Colombia solo había cerca de 12 mil guerrilleros cercados por la tropa y la policía, dichas fuerzas superan los 500 mil hombres, entonces ¿Que pasó?