El 19 de abril pasado el municipio anunció que en 15 días llegarían los alimentadores para el corredor Soacha-Portal del Sur. Sin embargo van cerca de tres meses y el proceso parece estar empantanado.


Los 90 vehículos que comenzarían a prestar el servicio de alimentación desde diferentes sectores de la ciudad hasta el portal del Sur siguen transitando normalmente debido a que TransMilenio aún no firma el memorando de entendimiento entre el municipio de Soacha y esa empresa de transporte masivo.

El director de Transporte del municipio, William Ardila, explicó que TransMilenio ha cambiado las reglas del juego y que de cierto modo ha sometido al municipio a sus condiciones al cometer toda clase de trabas. “Inicialmente habíamos hablado de la utilización del carril exclusivo y de colocar dos operarios por parte nuestra pero ellos no lo aceptaron; eso indudablemente genera un costo y estamos mirando cómo manejarlo para salir beneficiados”, agregó.

Pero a pesar de la explicación, ya hay malestar entre la comunidad debido a la falsa expectativa que se generó con el pronunciamiento de la entrada en vigencia de los alimentadores. “No deberían hablar hasta tanto no se tenga claro lo del convenio; nosotros como usuarios estamos esperando que entren a funcionar los alimentadores por facilidad y algo de economía, porque lo que se ha dicho es que la tarifa valdría 900 pesos”, dijo José Anibal González, habitante de la comuna uno.

Lo que las autoridades de Soacha han hablado es que en el acuerdo entrarían 90 buses modelo no mayor a cinco años para que prestarían el servicio de alimentación hasta el portal del sur con una tarifa de $900 y que en el tiquete de TransMilenio de obtendría una rebaja de100 pesos.

De cristalizarse el acuerdo los alimentadores serían los mismos colectivos que actualmente prestan servicio en el corredor Soacha-Bogotá, pero que en horas pico harán la ruta exclusiva hasta el portal del sur.