Con esta estrategia, el Centro de Desarrollo Juvenil CDJ y la Fundación Pies Descalzos vienen trabajando en la elaboración de una serie de ‘mosaicos’ en la comuna cuatro.


El objetivo es generar entre los jóvenes un nuevo concepto sobre el lugar que habitan, permitiendo su embellecimiento y creando entre ellos sentido de pertenencia y amor por su barrio, municipio y país.

“Este mosaico hace parte de un programa llamado ‘Vínculo Solidario’, que representa ese lazo que hay entre los jóvenes de esta comunidad con personas de otros países que los apoyan en temas educativos, culturales y sociales. Los sueños, la unión de los jóvenes y la manera en que la educación contribuye para el desarrollo de la juventud se encuentran plasmados en esta obra que en conjunto hemos elaborado con los niños y jóvenes de la zona. La Fundación Pies Descalzos nos ha apoyado en esta iniciativa de resignificación del territorio, una idea que busca una mejor apropiación de los jóvenes hacia su territorio. Queremos que ellos y la comunidad se apropien de su espacio, lo quieran y lo valoren. En la elaboración de este mosaico participaron aproximadamente 60 o 70 niños de este colegio y también de los colegios Luis Carlos Galán, Cazucá, Julio César Turbay, además de algunos padres y madres de familia”, explicó Jorge Garzón, Coordinador de campo del CDJ.

Esta iniciativa se viene implementando desde diciembre del 2009, cuando se elaboró el primer mosaico en el Centro Integral de promoción Cultural del barrio La Isla. Desde entonces se han elaborado 2 mosaicos, el del barrio La Isla y uno más en el sector de La Capilla, los cuales se suman al que fue inaugurado ayer en la IE Gabriel García Márquez.

“El proyecto ha tenido un impacto muy grande y ha servido para fortalecer las escuelas y la educación pública. La fundación ha venido realizando además diferentes programas sociales con la población de Altos de Cazucá y este es uno de ellos”, añadió Kealy Sloan, ciudadana estadounidense que trabaja en voluntariado con la Fundación Pies Descalzos.

Los estudiantes de la IE Gabriel García Márquez, los protagonistas de la elaboración del mosaico, también expresaron sus pensamientos:
“Queremos hacer una invitación a los jóvenes para que se unan a este proyecto y puedan ocupar sanamente su tiempo libre en algo sano, divertido y agradable para toda la comunidad”, agregó Mónica Díaz.

“Quisimos integrar a todos los jóvenes que pertenecen al CDJ y concienciar sobre la importancia de lograr una unión entre todos nosotros. Precisamente, el mosaico refleja la unión de todas las personas; la bandera del colegio representa la educación y los niños volando representan los sueños de la juventud”, afirmó Luis Numpaque.

Para la próxima semana se tiene preparada la elaboración de un nuevo mosaico, esta vez en la Ciudadela Sucre. Desde se extiende la invitación para que todos los niños, jóvenes y adolescentes que residen allí se unan y puedan participar en el proyecto que ha logrado dar un nuevo rumbo a la vida de cientos de muchachos en la comuna cuatro del municipio de Soacha.