Estos fueron, entre otros, los principales temas que salieron a flote ayer en el consejo de seguridad que se realizó en el salón comunal del barrio Portalegre.


acueducto-1.jpgLiderado por el secretario de gobierno, coronel Antonio José Ardila, la inspectora de policía Gloria Giraldo y el presidente de la Asociación Nacional de Ediles Angel Sarmiento, ayer se llevó a cabo el consejo de seguridad de la comuna dos donde se trataron varios temas que preocupan a los habitantes del centro de la ciudad.

Angel Sarmiento, miembro de la Asociación de ediles de la comuna dos moderó el encuentro y después de exponer los principales aspectos para el normal desarrollo de la actividad, dio la palabra a algunos líderes comunales que asistieron al consejo de seguridad.
Las principales preocupaciones de los asistentes giraron en torno a la falta de presencia policial en los barrios, venta de estupefacientes, inseguridad a la salida de los colegios, contravía de los ciclistas sobre la carrera séptima, el pésimo estado de algunas vías barriales y la falta de control a bares, tabernas y discotecas, teniendo en cuenta que estos negocios generan escándalos, peleas y bastante niveles de ruido.

Ante las diferentes inquietudes el secretario de Gobierno inició su intervención manifestando que lo primero que hizo al posesionarse fue la realización de un diagnóstico para tener cifras reales y conocer de cerca la problemática de Soacha. Producto de ese estudio se identificaron aspectos comunes que inciden directamente en la seguridad de los habitantes del municipio: el microtráfico, el pandillismo y el atraco callejero. Sin embargo Ardila recalcó que hay un elemento importante que incide directamente en la inseguridad y tiene que ver con la falta de convivencia entre vecinos. “Hay que ser más tolerantes y trabajar unidos para superar los problemas y derrotar a la delincuencia”, expresó.

El funcionario llamó la atención al respecto y puso como ejemplo a Bosques de Zapán, un sector que estaba azotado por la delincuencia y que debido a la unión entre vecinos está superando este flagelo.

Invitó a los líderes a tratar los problemas por separado para darle una pronta y efectiva solución. “Si ustedes van a mi oficina, me cuentan qué es lo que pasa en cada sector, con mucho gusto coordinamos una reunión después de las 6:00 p.m y vamos hasta el barrio. Me voy con el coronel de la policía e invito al funcionario respectivo para que entre ustedes y nosotros busquemos una salida».

El coronel destacó la gestión que se ha hecho desde la administración municipal y que poco a poco ha venido arrojando excelentes resultados. “ Se logró que en Soacha se comenzara a construir el mejor comando de policía de Cundinamarca, vamos a hacer una subestación en cada comuna, estamos trabajando para implementar las cámaras de seguridad, aumentamos el presupuesto de la gasolina para la policía a cerca de $2 millones diarios, estamos concertando con los vendedores para darle un tratamiento adecuado al espacio público, hemos venido trabajando con los promotores de seguridad buscando incrementar su números, y hay una solicitud de 200 agentes más para la ciudad porque la idea es que la nación comienza a mirar a Soacha como la ciudad que es, la octava más grande del país”, puntualizó Ardila.

El secretario de gobierno también dio respuesta a las peticiones relacionadas con el arreglo de la malla vial, especialmente en el bario Portalegre. Aseguró que el próximo sábado llegará el kit de maquinaria que el municipio adquirió para comenzar a readecuar las vías de la ciudad.

Finalmente la inspectora de policía de la zona, Gloria Giraldo, explicó los alcances de la ley 232 de 1995 relacionada con el control a negocios y dijo que según estadísticas en el municipio hay 450 establecimientos inscritos en Cámara de Comercios, 150 de los cuales se dedican al expendio de licor.

La inspectora se refirió también al Código de Policía y dejó abierta la posibilidad de adelantar charlas con las comunidades o grupos de habitantes que deseen despejar dudar sobre la normatividad relacionada con los negocios y con el mismo comportamiento ciudadano.