A pesar de venderse como uno de los mejores proyectos de vivienda en Soacha, la vía de acceso está completamente deteriorada. Planeación hace caso omiso a su responsabilidad.

Hacia 2012, la firma M&H Ingenieros empezó a entregar los apartamentos del proyecto Sabana Ciprés, ubicado en la comuna seis de Soacha, a 350 familias que mediante préstamos y subsidios buscaron la forma de obtener vivienda, dejando paga la totalidad del costo de los inmuebles a la empresa constructora con la expectativa de recibir un proyecto urbanístico terminado que les ofreciera todo lo necesario para vivir sin problema alguno.

Sin embargo, con los días tanta dicha se fue opacando. Los propietarios y residentes empezaron a denunciar inconsistencias relacionadas con acabados, servicios públicos, vías y transporte, entre otras.

Ante tanta problemática, se organizó una reunión en abril de 2015 con el entonces alcalde Juan Carlos Nemocón, el presidente del concejo del momento Carlos Alonso Rodríguez y el representante de la constructora, ingeniero Yulman Navarro, además de los copropietarios y habitantes del conjunto residencial.

El tema principal a tratar fue la inconformidad de la comunidad por la demora en las obras del conjunto y el incumplimiento por parte de la constructora en las fechas establecidas previamente para la ejecución de las mismas. Todo esto desencadenó en otros inconvenientes como la inseguridad por falta de alumbrado público y el estancamiento en la construcción de obras en las zonas sociales, como parques y canchas.

A pesar de los compromisos, los problemas continuaron y a la Secretaría de Planeación del municipio le quedó grande poner en cintura a la constructora para que le cumpliera a los propietarios.

 Hoy, y ante las fuertes lluvias, sus propietarios reviven la problemática de Sabana Ciprés y denuncian el pésimo estado de la vía de acceso, sólo por mencionar uno de los tantos inconvenientes que padecen.

“La constructora nunca nos cumplió, en este momento no tenemos alcantarillado de aguas lluvias, lo que hace que la vía se dañe aún más. Prometieron un CAI y tampoco, lo único que hicieron fue un parqueadero al lado de los conjuntos”, dijo la propietaria de un apartamento.

Todas las promesas se quedaron en palabras y hoy los residentes piden al municipio que exija a la constructora cumplimiento con lo pactado, teniendo en cuenta que es la Secretaría de Planeación la que debe velar para que los conjuntos residenciales y proyectos de vivienda se entreguen en las mismas condiciones en que se aprobó la licencia de construcción en la curaduría.