Así lo aseguró el Alcalde (D) de Soacha Iván Moreno Escobar al referirse a la delicada situación que viven cientos de familias ubicadas en esta zona de riesgo de la comuna cuatro, que el pasado fin de semana sufrió deslizamientos a causa de la nueva temporada invernal.


Cabe recordar que hace exactamente dos años este mismo sector junto a los barrios Villa Sandra y El Arroyo fueron víctimas de la furia de la naturaleza y que en ese entonces (según lo manifiestan las mismas autoridades) se dieron las ayudas necesarias para hacer que los damnificados fueran reubicados en otros sitios, mas sin embargo las familias regresaron a sus lugares de origen ocupando el sitio de la emergencia de forma ilegal.

“En El Barreno no podemos dar ningún tipo de ayuda humanitaria debido a que ellos debieron haber desalojado en el 2009, pues para eso recibieron los recursos y las ayudas necesarias. Las familias retornaron, arrendaron o dejaron a algunas personas viviendo allí de una manera irregular y así no se puede generar un sistema de atención con beneficios emergentes, teniendo en cuenta que la comunidad no debería estar allá. La única opción es el desalojo y para ello estaremos haciendo la labor de socialización y convencimiento para que la gente salga, no sin antes ofrecerles las garantías necesarias con el fin de cumplir esa responsabilidad frente a lo que nos corresponde, es decir gestionar los recursos de los subsidios de arriendo”, explicó Moreno Escobar.

Sobre la cifra total de damnificados

De otra parte el mandatario explicó que actualmente se trabaja para realizar el censo correspondiente que determinará la cifra total de personas que han resultado afectadas por el invierno en la presente temporada, esto a manera de gestionar ante la Dirección Nacional de riesgos los recursos para la entrega de subsidios de arrendamiento y permitir la pronta reubicación de estas personas.

“Estamos en una mesa de trabajo con la comunidad, Secretaría de Planeación y CLOPAD para hacer la gestión y tener esos subsidios, además de cumplir con la responsabilidad que tenemos para exigir que las familias desalojen el sitio, pues esta dinámica de deslizamientos es muy amplia y no sabemos cuándo van a ocurrir los hechos, pero sí tenemos la certeza técnica para decir que los movimientos son inminentes y en cualquier momento se puede generar un problema más grave. Vamos a hacer la labor de socialización y convencimiento para que la gente salga, porque lo único que se puede hacer de la manera más pronta es ofrecer un sistema de albergue en un sitio seguro. Trabajamos de la mano con la Policía, los Bomberos y la Defensa Civil para que el traslado se pueda efectuar sin riesgos”, concluyó el Alcalde.