A pesar de estar ubicado en todo el centro de la ciudad, el barrio La Unión no cuenta con la legalización respectiva debido a que algunos de sus predios se encuentran ubicados en la ronda del Río Soacha; así permanece desde hace más de 30 años, donde sus habitantes solo han recibido notificaciones sin soluciones reales.


De muy poco ha servido el trabajo realizado por las Juntas de Acción Comunal, que han estado al frente para buscar la legalización del barrio, pues siempre han encontrado la misma respuesta: las viviendas tienen que estar a más de 30 metros de la ronda del Rio Soacha para poder legalizar los predios. No obstante, estas llevan mucho tiempo de estar construidas y aun siguen dando permisos y licencia de construcción en la zona afectada.

“Llevamos aproximadamente 12 años, donde hemos pasado derechos de petición para obtener alguna solución sobre la legalización del barrio, radicamos la documentación requerida y hasta el momento no nos han dado respuesta debido a que hay viviendas en la ronda del río. La contestación de la Car y Planeación es que tenemos que respetar los 30 metros, pero nosotros tenemos títulos de propiedad y llevamos más de 30 años ubicados en cercanías a la ronda. Ahora lo que pedimos es el dragado para que el próximo invierno no se nos vuelvan a inundar los predios”, contó William Rodríguez, vicepresidente de la JAC del barrio La Unión.

Los habitantes no aceptan que siendo un barrio tan central continúe con los problemas que los afectan, los cuales no permiten que crezcan como comunidad, pues sin la legalización las ayudas no llegan y siempre serán desatendidos por el municipio. Piden colaboración porque la proliferación de roedores, insectos y el mal olor, los están afectado día a día, causando enfermedades a niños y adultos mayores.

“El principal problema es la legalización, esperamos agilizar este impase porque no podemos hacer ningún proyecto, como se sabe a los barrios que no estén legalizados no les aprueban proyectos, y no es por nosotros, es por las entidades competentes que no nos ponen cuidado, buscamos más atención para crear proyectos y soluciones orientados a la comunidad; también solicitamos a la Car y a Planeación que nos draguen el río para evitar más problemas”, agregó Rafael Peñaloza, presidente de la JAC de La Unión.

La inseguridad al acecho

Adicionalmente los temas de inseguridad que están afectando al municipio han hecho que los vecinos se unan y trabajen en equipo, formando un cuadrante de vigilancia en las noches para acompañar a aquellos que salen o llegan de trabajar o estudiar, y así evitar los atracos y el expendio de drogas.

“La inseguridad es otro de los problemas que nos aqueja, y eso que esta anomalía ya es conocida por el Alcalde y el Comandante de la Policía; aun así no vemos que se tome alguna precaución para mejorar, nos ha tocado a nosotros mismos montar un grupo de seguridad nocturna, generalmente nos dan casi las dos de la madrugada haciendo vigilancia y el cuadrante de policía no se ve pasar. El Alcalde Juan Carlos Nemocón dice que no hay Policías, hace 20 días aproximadamente en una reunión en el teatro Sua el mismo comandante de la Policía dijo que hay un agente por cada 8.000 mil habitantes, es decir, no hay quien nos cuide a pesar de que nosotros también pagamos impuestos. Nuestro grupo de seguridad es legal desde que no nos tomemos la justicia por nuestras manos, nosotros no agredimos a nadie y no estamos armados, solo tenemos en nuestro poder una garrote para defendernos”, indicó Guillermo Hoyos.

El cuadrante de seguridad está conformado por los barrios La unión, San Bernandino y Santa Cecilia, donde ya han dispersado la delincuencia de los alrededores.

“A nivel de inseguridad ya no se puede salir a ninguna hora porque a cualquier momento del día o de la noche atracan. Quisiera que nos ayudaran con más seguridad, pues nosotros hemos optado por hacer un patrullaje con la comunidad para evitar que los delincuentes sigan obstruyendo nuestro barrio, nuestra comunidad y que sigan afectando a las personas; necesitamos que el Alcalde nos escuche, ya hemos hecho muchos trámites pero no han dicho nada concreto o no han dado una solución real”, concluyó Leidy Delgado, vecina barrio La Unión.