Los presuntos delincuentes habían hurtado de diferentes instituciones educativas del departamento de Cundinamarca, computadores y otros equipos tecnológicos indispensables para la labor pedagógica de las instituciones.


En el municipio de Soacha fueron capturados Álvaro Galán Restrepo, José William Castañeda Ávila, Oscar Uriel Gómez Ospina y Jorge Hernán Guzmán, por los delitos de concierto para delinquir y hurto calificado y agravado.

Los hechos por los cuales fueron aprehendidas estas personas, ocurrieron a comienzos del año, cuando en varios municipios de Cundinamarca perpetraron varios hurtos de computadores en algunos colegios. El 5 de mayo de 2014 se recibió denuncia de una persona que decía conocer acerca de dichos hurtos, además anunció que los integrantes de la banda vivían en el municipio de Villeta. De la misma forma, relató que los hurtos fueron cometidos en los colegios y escuelas de los municipios de Útica, Vergara, Sasaima, La Magdalena, Villeta, San Juan, Guaduas y Albán.

Entre los hechos delictivos, están los ocurridos en San Juan de Rio Seco y Guaduas donde fueron sustraidos computadores, televisores, DVD y ollas de cocina, entre otros elementos. Según los cálculos, las pérdidas ocasionadas por el accionar de la banda éstas podrían llegar a más de 500 millones de pesos.

En la mayoría de los casos los delincuentes ingresaron mediante la modalidad de ventosa teniendo en cuenta que los institutos educativos no cuentan con servicio de vigilancia en horas nocturnas.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Soacha para realizar audiencias concentradas ante el juez constitucional de garantías en este mismo municipio, quien los afectó con medida de aseguramiento intramuros.