Andan casi siempre cuatro delincuentes en bicicleta, escogen la casa, timbran para corroborar que no haya nadie y luego proceden a abrir las chapas de los portones.

Aunque esta práctica no es nueva y ocurre en diferentes barrios de Bogotá y Soacha, en la localidad de Engativá de la capital se ha vuelto común y ya han sido varias las casas hurtadas.

Lo que llama la atención para las autoridades es que los delincuentes abren las chapas en menos de un minuto. En varios videos analizados se ve que en algunos casos sólo tardan 10 segundos para ingresa, lo que causa sospecha porque al medir llaves de las normales se tardarían mucho más tiempo. “Estarían utilizando llaves maestras para abrir las chapas, porque es muy raro que lo hagan tan rápido”, dijo el propietario de una casa hurtada.

Residentes de la localidad de Engativá han reportado el hurto a varias viviendas en el día y en la noche, por eso las autoridades recomendaron asegurar muy bien los portones para evitar que los delincuentes sigan haciendo de las suyas.