Cuatro familias se fueron de puente y al regresar encontraron que sus apartamentos habían sido blanco de los ladrones.

El caso ocurrió en Colina Campestre, al norte de Bogotá, pero los propietarios reclaman que los delincuentes tuvieron todo el tiempo para ingresar a los inmuebles y los vigilantes no se dieron cuenta.

Se estima que los delincuentes se llevaron elementos por valor de 100 millones de pesos de los cuatro apartamentos, aunque todavía no se termina de establece lo que se le perdió a cada familia.   

Una de las víctimas dijo que llegó como a las 6:00 p.m. al conjunto y al entrar vio a la policía en el primer piso, pero no le prestó atención porque su apartamento queda en el segundo piso. No obstante, al entrar a su inmueble se dio cuenta que también habían sido robado.

Lo extraño para las víctimas es que los ladrones tuvieron tiempo de romper las láminas de las ventanas con cegueta, palanquear y hacer ruido, aún así los vigilantes no aparecieron.

Por ejemplo, uno de los apartamentos robados está ubicado frente de la portería, en el mismo sitio donde permanecen varios vigilantes, lo cual no se entiende que los ladrones hayan ingresado. Además, en la zona hay cámaras de seguridad y ahora nadie vio.

Foto: referencia