Con total éxito se llevó a cabo este fin de semana el Festival de Cometas de Altos de la Florida, un evento en el que cerca de 150 pequeños compartieron un momento de sano esparcimiento en el marco de la convivencia, la tolerancia y el respeto por el otro.


Banda-sinfónica-soacha

Banda-sinfónica-soacha

Aprovechando la celebración del ‘Día Internacional Humanitario’, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas en Soacha, con la colaboración de proyectos como Golombiao y Retorno a la Alegría, llevaron a los niños dos días de riguroso trabajo y extrema recreación, en los cuales ellos mismos elaboraron sus cometas y ayudaron a los demás chicos a hacer su trabajo, para luego entre todos elevar al cielo la representación de sus sueños, sus deseos y el mensaje a todas y cada una de las personas que habitan sus entornos.

“El balance es muy bueno, nos ha gustado mucho la actividad porque han participado bastantes niños y adolescentes, unos 150 aproximadamente. Los niños y las niñas hicieron sus cometas con la ayuda de los muchachos más grandes que participaron en esa labor, paralelo a eso también celebramos el ‘Día Internacional Humanitario’, fomentando valores como la solidaridad, la neutralidad y el respeto a los derechos, por eso quisimos celebrar este día de esa manera, con los niños y las niñas en un trabajo comunitario y humanitario”, explicó Jorge Garzón, Consultor del Programa Conjunto de las Naciones Unidas en Soacha.

A propósito de lo anterior, vale la pena recordar que a través de los mencionados proyectos, cada fin de semana se realizan actividades con los niños, por ello lo que se hizo con el festival fue continuar ese ejercicio con los menores, “esta vez con un aliciente especial como este festival de cometas, buscando que los niños se integren, participen y se conozcan entre sí porque hay muchas rivalidades y dificultades entre ellos que queremos empezar a romper, promoviendo la lúdica y teniendo un encuentro entre ellas y ellos, pero sobre todo, que los adolescentes se hagan responsables del trabajo con los pequeños”, recalcó Garzón.

A lo largo del fin de semana también se habló con los menores de Derechos Humanos, del tema humanitario y de cómo trabajar de manera solidaria, “pero ante todo se pretende que ellos sigan encontrándose y ocupando espacios como este en el ‘Árbol del Amor’, que lamentablemente ha sido utilizado para consumir droga y la gente le tiene miedo, por ello queremos cambiar esa imagen”, finalizó el Consultor.