Valentina es psicóloga, su hermana Laura estudia contaduría, y las dos sacaron provecho del confinamiento para hacer verdaderas obras de arte.  

En medio del aislamiento preventivo y las cuarentenas establecidas por el Gobierno Nacional, las personas han venido programando actividades que el afán de la vida diaria no les permitía hacer. Este es el caso de las hermanas Valentina y Laura Rodríguez, artistas de Soacha.

El emprendimiento de Valentina y Laura se llama ValentiArt (artistas empíricas). Son pinturas en acrílico y óleo al gusto de los interesados, de excelente calidad y que tienen cobertura de envío a nivel nacional.  “El arte llegó a nuestras vidas desde muy pequeñas, gracias a mi abuelo materno logré comenzar a dibujar y a interesarme por ser creativa; a medida que fui creciendo y obteniendo recursos económicos fui comprando materiales como colores, papeles, acuarelas, entre otros. Cuando ingresé a la universidad saqué provecho de mis talentos para muchos trabajos académicos y mientras tanto desarrollé un curso de dibujo artístico y fui parte del grupo de pintura de mi universidad durante un semestre”, recordó Valentina Rodríguez, artista y psicóloga.

Las alternativas por sostener un equilibrio mental, social y físico han hecho que los artistas vuelvan a aquello que los hace vivir. A pesar de que Valentina es psicóloga, le gusta la pintura y la escritura, igual a su hermana Laura, que es estudiante de último semestre de contaduría pública.

“Con toda esta situación de la pandemia decidimos que debíamos sacar provecho del confinamiento y de los propios talentos, entonces tomamos las fortalezas de cada una y las invertimos, así nació  ‘ValentiArt’, nuestro pequeño negocio con el cual hemos logrado vender retratos de mascotas,  de personas, paisajes, flora, entre otros, los cuales han viajado a diferentes partes del país. Las obras están hechas en pintura acrílica y/o óleo, depende del tipo de pintura (un rostro, una flor, un animal) sobre lienzo de muy buena calidad, nos demoramos de 10 a 15 días en crear el producto y enviarlo, todo depende de la técnica y el material”, aseguraron las hermanas Rodríguez.

A gran escala, las artistas visualizan mantener una presencia en redes sociales, no solo para vender sus diseños, sino también para invitar a la comunidad a que desarrollen sus habilidades en  las artes como una alternativa de liberación de estrés, ansiedad y como terapia ocupacional en el campo de la psicología.

Por eso, “considero que el arte ha sido una base importante en mi vida, esto porque me ha permitido conocer el mundo, a otras personas, diferentes lugares, hacerlas felices entregando un recuerdo, un detalle, conocerme a mi misma, a mi entorno, porque puedo tomarlo como una terapia; son esos los momentos adecuados para poder expresar cada emoción, cada sentimiento o estado de mi vida o la de otros, poder explorar, ser capaz y sentirme fuerte. El arte, en especial la pintura, permite conectar con habilidades que uno cree que no tiene, con momentos que parecen haberse perdido, con personas del pasado, con anhelos del futuro, el arte es para sentirnos recargadas y emocionadas, ¿cómo fuera de la rutina?”, admitió Valentina.  

Para los interesados en las pinturas, pueden solicitar más información en el siguiente link:

https://instagram.com/valentiart_?igshid=17a1wgkjv913w o número celular 314 6976283.

Por Yineth Castillo