Un sancocho comunitario, presentaciones artísticas de todo tipo, integración, reflexión y un claro mensaje para decir no a la impunidad y al olvido, fueron las características que primaron durante la conmemoración del cuarto aniversario de la muerte de 19 jóvenes de Soacha y Bogotá, en los denominados ‘Falsos Positivos’ perpetrados por personal del Ejército Nacional.


mujer-2-2.jpg

Música, arte, cultura, integración y mucha reflexión, fueron las características de este solemne acto por la memoria y la dignidad humana, organizado por la Fundación La Diáspora, en el cual se recordó a estos jóvenes que con engaños y falsas promesas de empleo fueron desaparecidos, torturados y asesinados por militares que los hicieron pasar como guerrilleros muertos en combate, con el objetivo de lograr incentivos, ascensos y reconocimientos de sus superiores en las Fuerzas Militares.

“Hace cuatro años explotó una bomba que dio a conocer la muerte de varios jóvenes, de los cuales se desconocía quién los asesinó. Estamos contentas de ver que hay gente que nos acompaña y está con nosotras en esta lucha. Estamos esperando a ver qué pasa con los casos, pues en este momento están en un juicio, que tan pronto termine permitirá iniciar con el juicio por el caso de mi hijo, por eso espero con mucha ansiedad y preocupación poder saber qué va a pasar y qué van a decir de él”, explicó Blanca Nubia Monroy, madre de Julián Oviedo, uno de los jóvenes asesinados.

“Hoy hace cuatro años a las 11am, fue cuando empezaron a entregarnos los documentos para poder tener el derecho de reclamar los cadáveres de nuestros hijos. Hoy hace cuatro años a las 5pm viajamos a Ocaña (Norte de Santander) para averiguar qué era lo que había pasado, y tristemente el día 24 a las 9am empezamos a enterarnos que nuestros hijos habían sido abatidos por el Ejército en un supuesto combate, porque según ellos, nuestros hijos hacían parte de un grupo al margen de la ley, incluso aseguraron que mi hijo era el jefe de un grupo terrorista, y así una gran cantidad de mentiras…

…No podemos permitir que la memoria de nuestros hijos muera, y tampoco que al país se le olvide qué fue lo que sucedió hace cuatro años con ellos. Estamos apoyando a más de 3500 madres que están sufriendo por la misma situación de nosotras, la idea es tratar de conformar un solo grupo y hacer una audiencia con medios de comunicación nacionales e internacionales, y delegaciones del exterior, con el fin de mostrar la dimensión y la cantidad de crímenes sistemáticos que se han cometido y se siguen cometiendo en nuestro país”, agregó Luz Marina Bernal, madre de Fair Leonardo Porras.

“El caso de mi hermano sigue sin audiencia, el único avance que tenemos en este momento es que los militares que lo asesinaron ya confesaron, pero no sé hasta qué punto eso sea bueno. Nosotras vamos a seguir adelante, luchando de una manera o de otra. Si los casos siguen quietos y no se van a mover para nada, estamos pensando en acudir a la Corte Penal Internacional, porque no tendríamos otro camino para seguir”, expresó Cecilia Arenas, hermana de Mario Alexander Arenas.

No es sólo por Soacha, es por más de 3500 ejecuciones extrajudiciales:

Esta es la frase con la que Luz Marina Bernal dejó claro la lucha de las Madres de Soacha para que se haga justicia y se encuentre la verdad, no es sólo por los casos de sus hijos, sino también por los miles de muertos y desaparecidos que han habido en los últimos años por cuenta de los crímenes cometidos por actores del Estado, entre estos el Ejército Nacional:

“Esto no ha terminado, los jóvenes se siguen desapareciendo. Hay una preocupación, en Trujillo (Valle) se están desapareciendo los jóvenes de la región, están siendo asesinados. En el Cauca están asesinando a los indígenas y los campesinos, y los están haciendo pasar como miembros de grupos armados al margen de la ley. La lucha de nosotras las madres de Soacha es muy afanosa, en los casos que han sido condenados, incluido el de mi hijo, vemos que los jueces no están vinculando a los militares directamente, pues estos están siendo absueltos del delito de Concierto para delinquir. Quiero preguntarles a los fiscales y a los jueces, si con un Concierto para delinquir de más de 3500 ejecuciones extrajudiciales, ¿no hay un grupo criminal dentro de las Fuerzas Militares? Los casos no se están tipificando como crímenes de lesa humanidad, sino como delitos comunes, por eso queremos que los procesos tengan celeridad, y que no sólo se haga justicia en los casos de Soacha, sino en todas las ejecuciones extrajudiciales que han sucedido a lo largo y ancho del país”, manifestó Bernal.

Un llamado a la solidaridad:

Aunque los responsables de tres de las muertes de los jóvenes de Soacha ya han sido condenados a penas entre los 35 y los 60 años de prisión, el camino que sigue para que se haga justicia en estos casos es largo y tortuoso. Por tal razón, las Madres de Soacha hacen un llamado a la gente para que no las deje solas en esta lucha, y las acompañen como ya lo han hecho varias ONG, organizaciones sociales, defensores de Derechos Humanos, etc:

“Nosotras seguimos invitando a todas las personas que nos quieran acompañar en esta lucha, para que no se repitan estos casos. Agradecemos a todos los que nos están acompañando en este camino, y les pedimos que nos sigan apoyando como hasta ahora”, indicó Cecilia Arenas.

“Afortunadamente en este momento estamos tranquilas porque las amenazas han cesado. Yo salí del barrio y estoy viviendo en otro sector, pero ojalá que las personas nos sigan acompañando. Este es el segundo evento que se hace para conmemorar la muerte de nuestros hijos, y espero que el próximo año ya no lo hagamos ni en Soacha, ni en Bogotá, sino en otro municipio de Cundinamarca, porque la idea es seguir dando a conocer lo que pasó con los muchachos, para que estos casos no vuelvan a ocurrir. Así mismo, invitamos a todas las personas para que denuncien los casos, así se puede ayudar a evitar la impunidad”, concluyó Blanca Nubia Monroy.

pan-1.jpg