Así lo aseguró Luis Felipe Canosa, Abogado Asesor de la Oficina Jurídica de la Alcaldía de Soacha, quien se encuentra al frente del fallo emitido por el Consejo de Estado relacionado con la reubicación de algunas familias por estar supuestamente dentro de la ronda del río Bogotá.


Canosa explicó que el Municipio nunca ha estado al margen de la obligación del fallo y que es necesario informarle a la comunidad que en la actualidad el proceso se encuentra en el Despacho del Alcalde para decidir las aclaraciones y complementaciones de dicha decisión. Así mismo se refirió a la construcción de las nuevas etapas en el sector y una obra que desarrolla la EAAB (Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá), lo que (recalcó) da soporte al argumento de que las viviendas de Quintas de Santa Ana se encuentran fuera de la ronda del Río Bogotá.

“A raíz de las solicitudes realizadas por el Municipio y la constructora Covitotal, el Concejo de Estado se encuentra estudiando esa aclaración y complementación para definir si queda o no en firme dicho fallo, y si este se presta o no para su ejecutoría, con lo cual la Administración entrará a tomar las decisiones a las cuales haya lugar. Si en un eventual caso se presenta una condena que obligue a la reubicación, esta se actuará de acuerdo al presupuesto y los dineros de los que se dispongan a fin de cumplir ese requerimiento. Sin embargo lo que la Alcaldía de Soacha solicitó al Consejo de Estado fue que tuviera en cuenta el Acuerdo 033 del año 2009 (expedido por la CAR) donde se determinó que la ronda del Río Bogotá, desde donde nace hasta donde termina, es de 30 metros más 70 de protección. Eso daría coherencia a esta Administración para determinar que el sector no se encuentra en estado de vulnerabilidad alguno”, explicó el Abogado.

El Asesor agregó además que aunque el tema de las etapas IV y V corresponde netamente a la Secretaría de Planeación y a quienes expidieron las licencias, se debe tener en cuenta que ellos tienen unos derechos adquiridos y que dichas licencias se han venido renovando con aquella que se expidió en principio para la construcción de la Primera Etapa, es decir que se está cumpliendo con todos y cada uno de los requisitos exigidos para tales efectos.

“Para el Municipio y para la misma CAR que estipuló la ronda del Río Bogotá, es claro que las viviendas no se encuentran dentro de la ronda del afluente, esto además teniendo en cuenta que el POT del año 2000 determinó que la ronda es de 300 metros, aunque no se puede olvidar que ese acuerdo es posterior a dicha construcción”, concluyó Canosa.

Enlace relacionado: 3629