La CAR realizó un estudio sobre las zonas más contaminadas del departamento, sostuvo que cada año, producto de actividades industriales como la fabricación de coque, arcilla o sal refinada, se emiten aproximadamente 8.253 toneladas de material particulado. Soacha aporta un alto índice de material particulado y gases contaminantes.


La Corporación Autónoma de Cundinamarca (CAR) dio a conocer las zonas de la región donde las industrias más contaminan el aire. Según la autoridad ambiental, se trata de empresas dedicadas a la producción de sal refinada, vidrio, ladrilleras, fabricación de coque, fundición de metales, autopartes, arcilla, entre otras.

En un informe de la Dirección de Evaluación Seguimiento y Control Ambiental (DESCA) de la Corporación, se evidencia que la provincia de Sabana Centro –que abarca municipios como Cajicá, Chía, Cota, Nemocón, Tabio, Tocancipá o Zipaquirá– es la que más aporta contaminantes al aire por emisiones de fuentes fijas. Solo el año pasado, dice la CAR, desde esta zona se emitieron 4.375 toneladas de material particulado como resultado de actividades industriales.

Le sigue el municipio de Soacha, donde se realizan actividades como la fundición de metales, la fabricación de arcilla y autopartes, actividades que en 2016 generaron 2.648 toneladas de material particulado. En tercer lugar, se sitúa la zona de Sabana Occidente –compuesta por poblaciones como Bojacá, Facatativá, Funza, Madrid o Mosquera– que el año pasado aportó 803 toneladas de material particulado debido a actividades de molineras, fabricación de aceite, grasas vegetales y animales, vidrio, entre otras.

La provincia de Ubaté –que concentra municipios como Cucunubá, Fúquene, Guachetá, Susa o Sutatausa– se encuentra en el cuarto puesto de las zonas donde las industrias más contaminan el aire. De acuerdo con la CAR, lo anterior responde a que cuenta con la mayor cantidad de carboneras y producción de coque, que generan 156 toneladas de material particulado cada año.

En quinto lugar, está Alto Magdalena –Girardot, Ricaurte o Tocaima– que genera 100 toneladas de material particulado cada año, principalmente por la fundición de hierro y acero.

Respecto a los municipios que más generan emisiones por fuentes móviles, principalmente por vehículos automotores que generan monóxido de carbono, la autoridad ambiental identificó a Zipaquirá y Soacha, asegurando que son los que tienen las vías de mayor tráfico vehicular.

En materia de emisiones de mercurio, la CAR advierte que Sabana Centro es la regional que más aporta contaminación al aire ya que genera el 92% del total de la jurisdicción con 12,65 toneladas de mercurio al año. Se espera que para 2023 las industrias ya no usen este material para sus actividades.

De acuerdo con Carlos Bello, director de DESCA, la Corporación hace seguimiento a 83 industrias con permisos de emisiones vigentes, a 33 trámites sancionatorios, a 64 procesos de trámite de emisiones y a 155 empresas que, si bien no requieren de permiso, si deben cumplir con los parámetros de emisiones atmosféricas.

“Las empresas que adquieren el permiso de emisiones entran a un proceso de seguimiento y control ambiental en el que el equipo de técnicos CAR evalúa el cumplimiento de las obligaciones pactadas. El permiso podrá ser suspendido o revocado cuando el titular del mismo haya incumplido. Además, por razones ambientales de especial gravedad o por una amenaza grave a la salud humana o al medio ambiente”, explicó el funcionario.

Las empresas que no cumplen con las exigencias, entran a un proceso jurídico que podría derivar en sanciones para la actividad industrial, precisó la autoridad ambiental.

Fuente: Elespectador.com