Lentitud en obras perjudica a residentes de la comuna uno de Soacha

Con el fin de solucionar el problema de inundación que con frecuencia presenta el tramo de la carrera 9 entre las calles 12 y 13 B Sur, desde febrero pasado la Secretaría de Infraestructura empezó su intervención, dejando al consorcio BARUC como entidad encargada de la rehabilitación de la misma.


carrera-novena-compartir.soacha
carrera-novena-compartir.soacha

Desde que se empezó la rehabilitación del tramo de la carrera novena que permanecía inundado, los habitantes del sector dicen que hay lentitud en el proceso, incluso ellos reconocen que la ubicación de la vía dificulta las labores para la empresa encargada del arreglo y que la temporada de lluvias ha influido en dicha demora.

“Desde el principio debió contemplarse las constantes inundaciones en el sector para que de esta forma no afectara el progreso del arreglo de la vía, sin embargo, constantemente vimos como los obreros debían suspender sus labores porque se inundaban y tenían que dedicarse a bombear y sacar el agua de la obra”, describió Alejandro Ruiz, líder comunitario del sector.

No obstante la comunidad alega que el consorcio BARUC también se encargó de las obras de rehabilitación de la Calle 14, mediante el contrato No. 889, y la entrega de la misma presentó dilatación en el proceso y por lo tanto demora en la entrega del resultado de las obras, las cuales aún se encontraban inconclusas cuando se inició el trabajo sobre la entrada a la comuna uno.

Desde la Secretaría de Infraestructura se detalló el progreso e inconvenientes que ha presentado la intervención que busca mejorar la movilidad en la entrada al sector de Compartir.

“El proceso de la Carrera 9 es muy difícil, ya que el humedal Tierra Blanca no cuenta con un canal de comunicación para un desagüe, por lo tanto cada vez que llovía, al subir el nivel del agua inundaba las obras. A raíz del inconveniente se ejecutó un ejercicio complementario en el que se agregó un espacio público colindante al humedal”, detalló Ernesto García Valderrama, secretario de infraestructura de Soacha.

Cabe resaltar que el motivo de las constantes inundaciones que perjudicaban no solo a conductores, sino a residentes y peatones frecuentes, se debía a la depresión de la carrera novena, ubicada precisamente sobre el sector vecino al humedal. Es decir que en relación a la altura del nivel del agua, la vía estaba demasiado baja.

Precisamente, para solucionar la falencia por la que permanecía inundada, se elevó la placa asfáltica, al igual que las cajas de teléfono y alcantarillado, y se adecuó un box culvert para dirigir el desagüe hacía el humedal. No obstante el trabajo más importante es la recuperación del espejo de agua en el humedal Tierra Blanca y la plantación de árboles en el nuevo espacio público para dar continuidad al fluido hidráulico hacía el canal Canoas, bajando el nivel del agua en ochenta centímetros.