El liberalismo soachuno bien cierto se encuentra indignado, pero ¿contra quién?. Pues nada más ni nada menos que con el mal trato que la Dirección Nacional Liberal y el directorio Departamental Liberal le han dado al municipio más grande de Colombia, que cuenta con más de 60.000 votos liberales, siendo incluso este, mayor al número de votantes que aportan diferentes capitales de departamentos.


La indignación es contundente y justa, ya que no existe explicación alguna al respecto por parte de las directivas del partido. Hace cuatro años avalaron al actual alcalde quien obtuvo más de 20.000 votos, entonces ¿por qué no avalan un candidato que además de reunir los requisitos exigidos para el cargo, sea una garantía para el progreso y desarrollo integral del municipio, como también para las juventudes liberales del futuro?.

Esta indignación liberal en Soacha ha llegado a un extremo significativo, hasta el punto de una apatía soberbia y rabiosa dirigida a las directivas liberales, tanto a las municipales como a las departamentales e incluso a las nacionales; a esto se deben los resultados de las encuestas que además de amañadas (porque encuestan únicamente a los liberales de la U) ignoran a los verdaderos liberales representantes de los diferente matices en que siempre ha estado dividido el partido en el municipio.

Señoras y señores directivos del partido liberal, Soacha requiere ahora más que nunca una convocatoria para la escogencia de un candidato a la alcaldía, para que ustedes lo avalen, con la plena seguridad que triunfará en las elecciones de octubre.

Pedro Julio Sánchez Vásquez

[email protected]