La medida de aseguramiento con detención domiciliaria impuesta desde el pasado 12 de noviembre al alcalde José Ernesto Martínez fue levantada hoy por un juez de control de garantías, luego de la audiencia realizada en la mañana de este viernes.


La libertad del alcalde Martínez se dio básicamente por vencimiento de términos debido a que a partir de la formulación del escrito de acusación transcurrieron 90 días o más sin que se haya inciado la etapa de juicio.

La libertad otorgada hoy a Martínez Tarquino se basó en el numeral 5, artículo 317 del Código de Procedimiento Penal que establece como causal de libertad, «cuando transcurridos 90 días contados a partir de la fecha de presentación del escrito de acusación, no se haya dado inicio a la audiencia de juicio oral».

Precisamente la defensa del alcalde se basó hoy en la norma para solicitar la libertad, argumentando que habían pasado 117 días desde que se formuló la acusación. Sin embargo el juez de control de garantías dijo que los días reales eran 90, suficientes para acoger la ley y otorgar la libertad al alcalde.

Concluida la audiencia, pasadas las 12 del medio día, el juzgado expidió la boleta de libertad y de inmediato se emitió el escrito oficiando al gobernador para que reintegre a Martínez a la alcaldía, el cual será radicado esta misma tarde.

La medida de libertad también cobijó a la ex secretaria general de la Alcaldía, Amparo Tristancho Cediel.

Tan pronto se le notificó la libertad, el mismo alcalde Ernesto Martínez expidió el siguiente comunicado a la opinión pública:

COMUNICADO

Gracias a Dios hoy he recuperado mi LIBERTAD y sobre mi conducta sigue prevaleciendo el principio de inocencia. El proceso continúa y en él tendremos la oportunidad de seguir demostrando que no he obrado en contra de los recursos públicos ni he incurrido en delitos por la contratación efectuada.

También hoy se le comunicará al señor Gobernador esta circunstancia que deja sin soporte la suspensión del cargo, y me otorga el derecho a seguir ejerciendo la investidura otorgada por el pueblo en forma democrática.

Confío en que mi retorno al cargo abra una inmensa luz de esperanza a miles de habitantes de mi querida ciudad, que anhelan ver materializados sus sueños de una Soacha para vivir mejor.

No obstante, los hechos que rodearon la privación de mi libertad, significaron un daño sobre mi honra y me provocaron un padecimiento injusto, y además, causaron enormes estragos en mi familia y en el camino de progreso que llevaba este municipio; vuelvo con la misma conciencia tranquila y la frente en alto, además con una actitud de perdón, de reconciliación y de convocatoria a la unidad en torno a un programa de gobierno que seguirá transformando al municipio.
A todos los que queremos entrañablemente a esta ciudad, ahora se nos plantea un duro reto, de trabajar incansable y disciplinadamente, de la mano de Dios, en los meses que nos quedan de gobierno para desarrollar múltiples acciones que permitan elevar la calidad de vida de nuestra población, teniendo al ser humano como el eje central de nuestro trabajo, y dando desarrollo a los múltiples obras de infraestructura que van aparejadas a ese sueño de una Soacha para vivir mejor.

Abril 15 de 2011.

JOSE ERNESTO MARTINEZ TARQUINO: Alcalde de Soacha