Para continuar con la vía alterna al Llano, se intervendrá un segmento entre los municipios de Gachalá y Ubalá, al oriente de Cundinamarca. La inversión será de $15 mil millones.

Así lo anunció el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos, durante una visita que adelantó a la zona de las obras, las cuales se ejecutarán en aproximadamente 10 meses, una vez se adjudique la licitación.

García Bustos, que estuvo acompañado por los alcaldes de Ubalá, Crispín Beltrán Urrego; y de Gachalá, Hernán Barreto Parra, aseguró que “el viernes 27 de mayo, Corpoguavio nos entregará la licencia ambiental para comenzar la intervención que le corresponde a la Gobernación: compra de tres predios (cerca de ocho hectáreas), que nos va a permitir pasar por un cerro y conectarnos, finalmente, sea a la concesión del Sisga, o, también, tomar la vía al Llano”.

Los trabajos, cuyo costo se estima en $15 mil millones, se ejecutarán en el tramo que va del Alto de Algodones al río Trompeta.

De acuerdo con funcionarios de la Gobernación, se proyecta construir 1,80 kilómetros de vía nueva y mejorar 0,80 kilómetros del trazado existente, por medio de cortes para disminuir las pendientes.

Actualmente, ese tramo presenta pendientes superiores a los 32 grados, lo que dificulta el rodaje vehicular. Con la intervención, las pendientes serán entre 10 y 19 grados.

El Mandatario de los cundinamarqueses explicó que esta obra “se suma a los $50 mil millones que ya están en proceso de licitación para la vía principal de la provincia”.

García Bustos, que también estuvo acompañado por concejales de las dos municipalidades y funcionarios de Corpoguavio, reconoció el trabajo en equipo que se ha adelantado con los gobiernos municipales y con los diputados de la Asamblea de Cundinamarca.