19.000 millones giró la Empresa de Licores de Cundinamrca para pagar las matrículas de 10.504 alumnos de la región, pues sus directivos consideran que arantizar la formación de los jóvenes es aportar al desarrollo del país.

Aún no conocemos las cifras exactas del impacto de la pandemia en la educación. La Unesco estima que alrededor de 160 millones de niños y jóvenes en América Latina tuvieron que migrar a la virtualidad, pero no se sabe cuántos de ellos abandonaron su formación debido a las dificultades de conectividad y a la crisis económica que afectó a sus familias.

En Colombia se han implementado varias iniciativas para garantizar la educación y evitar que los jóvenes pospongan sus estudios debido a la falta de recursos. Una de ellas es liderada por la Empresa de Licores de Cundinamarca, que le anticipó al departamento 19.000 millones de pesos de sus utilidades. Con esta suma podrá pagar las matrículas de los alumnos de la Universidad de Cundinamarca en este segundo semestre de 2020. Juan Nicolás Aponte es estudiante de décimo semestre de Administración de empresas en la institución y, en sus propias palabras, “sin el subsidio ofrecido por la Gobernación de Cundinamarca y la Empresa de Licores de Cundinamarca, ni yo ni muchos de mis compañeros hubiésemos podido continuar o terminar nuestros estudios. Su apoyo ha sido muy importante para nosotros y nuestras familias para poder seguir educándonos”.

Esta medida ejemplar, que se toma por primera vez, permitió que los estudiantes nuevos empezaran su educación superior sin retrasos y que los antiguos pudieran continuar con sus carreras. “Aun en los momentos más difíciles el compromiso de nuestra compañía se mantiene. Contribuimos a la salud con la producción de alcohol antiséptico y aportamos a la educación pagando las matrículas. Con ese adelanto de dinero se benefician 10.504 alumnos”, explica Jorge Machuca, gerente de la licorera.


Aunque el sector de bebidas alcohólicas se ha visto fuertemente golpeado debido a la pandemia, la compañía ha mantenido su promesa de proveer bienestar y prosperidad a la región. Y hoy, en medio de la reactivación, estima que sus ventas para 2021 llegarán a las 13 millones de botellas, la misma buena cifra de 2019. La Empresa de Licores de Cundinamarca se ha fortalecido durante esta crisis y seguirá contribuyendo a la educación de los jóvenes, cada estudiante es un pilar fundamental para el desarrollo social y económico del departamento y del país.