Así lo advirtió Jorga García, Estudiante de Derecho y Líder Estudiantil de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca (UCMC), al hablar de la crisis financiera en la cual se encuentra la institución y las repercusiones que traería la Reforma a la Ley 30 para este y otros centros de Educación Superior.


Cabe recordar que desde el pasado miércoles la mayoría de las universidades públicas del país entraron en paro indefinido como protesta a este proyecto que fue radicado hace cerca de dos semanas en el Congreso de la República por la Ministra de Educación María Fernanda Campo. Por supuesto ni la UCMC ni los jóvenes estudiantes de Soacha son ajenos a esto, es por eso que desde el martes de la semana pasada los alumnos de esta institución se encuentran en Asamblea Permanente a la espera de poder presentar una contrapropuesta que pueda ser socializada con el Gobierno Nacional a fin de buscar llegar a un acuerdo que beneficie los intereses y las necesidades de los estudiantes.

Así habló Jorge (residente en el barrio San Nicolás de la comuna uno) sobre las razones por las cuales rechazan el Proyecto del Presidente Juan Manuel Santos y la Ministra Campo:

“Nuestra Universidad tiene algo más de 65 años de historia, es una Universidad Pública del orden nacional y está dentro de las cinco más costosas de todo el país junto con la del Atlántico, la de Pamplona y otras dos más. La cuestión es que la reforma nos exige acreditación, pero para eso necesitamos predios propios porque en los que estamos andamos como ‘sueltos’, dado que no se sabe si son de la Gobernación o del Museo Nacional, teniendo en cuenta que este requiere de una ampliación. Adicionalmente nos exigen tener doctorados, pero no tenemos dinero para implementarlos. También quieren que aumentemos el cupo pero con lo que cancelamos no podemos ampliarlos y para ello tendríamos que pagar tres o cuatro veces lo que pagamos actualmente. De los $30.000 millones de pesos que necesitamos para funcionar anualmente, el Gobierno Nacional apenas nos giró este año 14.000, es decir que el 52% restante lo estamos costeando nosotros con los servicios que vende la Universidad y las matrículas que pagamos, entonces estamos hablando de algo ‘irrisorio’, que nos pone la evidente necesidad de recibir más dinero para poder funcionar, pero al paso que vamos es posible que la Universidad no pueda cumplir con esas exigencias y lo más probable es que un unos cuatro años ya no exista”, explicó el Líder Estudiantil.

Por otra parte, García señaló que con la concentración que mantienen en el campus están haciendo una Resistencia Pacífica, trabajando en Mesas Temáticas donde se redacta una propuesta alternativa para la Reforma con la cual se busca llegar a algunos acuerdos. El joven recordó una intervención que tuvo en la noche del jueves la Ministra de Educación en un Debate que calificó como ‘absurdo’, porque-según él-la titular de la cartera sigue defendiendo la Ley y no admite que el dinero que llegará no va a estar en las universidades, sino en un ‘Fondo Común’ al que las instituciones no podrían acceder.

“Se supone que ellos duraron alrededor de ocho meses en consultas, pero más que eso hicieron foros informativos a donde ellos llegaban, explicaban su Ley y no dejaban que los muchachos intervinieran. Hace cerca de 15 días también se hizo una consulta para ver si los estudiantes estaban de acuerdo, y más del 95% dijo que no, entonces es algo que nos afecta a todos porque se va a acabar con la autonomía universitaria, pues quienes dirijan el Consejo Superior Universitario serán delegados del Presidente de la República.

También es absurdo que se inviertan $16 millones de pesos por cada cámara para vigilar las universidades, en vez de proponer más recursos para la Investigación, teniendo en cuenta que nuestra Universidad prácticamente no recibe dinero para ello. Nos piden que tengamos tres semilleros acreditados en las categorías A o B en Colciencias, pero nosotros tenemos sólo dos, lo que significa que nos haría falta el restante y que con la limitada capacidad financiera que existe en la actualidad no se podría concretar este aspecto”, manifestó Jorge.

De acuerdo a lo informado por el vocero de la UCMC, en el momento mismo en que empezó la Asamblea Permanente, se firmó un documento con el Rector Miguel Augusto García, con quien se acordó que los estudiantes iban a permanecer así hasta cuando lo consideraran necesario:

“El pasado se decidió hacer una reunión con cada una de las facultades y los programas, con el fin de empezar a plantear cómo nos articulamos para elaborar nuestra propuesta. Tenemos comisiones y seguimos el trabajo en las Mesas Temáticas”, concluyó el Estudiante