Si bien no es nueva la venta de espacios en la calle para instalar puestos en plena vía pública, ahora es más frecuente esta práctica ilegal.

No es raro ver en redes sociales la venta  de carretas para ofrecer mercancía, pero con el agravante que las venden con el puesto fijo en plena  vía pública.

“Aquí algunos vendedores le ofrecen a uno el puesto demarcado, dicen que eso ya es de ellos y lo venden”, dijo un residente de Ciudad Verde.

El problema es que ofrecen algo que no tiene dueño, porque un andén, separador o una vía son espacios destinados para el uso común de personas y vehículos, no para el usufructo de unos pocos y menos que los  vendan.

“El lío es que las autoridades y los funcionarios de la alcaldía no han vuelto por acá y de nuevo se está llenando de vendedores porque durante la cuarentena había cesado un poco”, sostuvo Andrea, residente en el conjunto Azucena.

Lo delicado es que con esta práctica se sigue promoviendo las ventas informales y el engaño a las personas, porque no faltan los incautos que compran los puestos.

 “Lo que sucede  es que el municipio y la policía  hacen caso omiso a esta situación porque ellos saben lo que  pasa y no actúan. Creo que eso se llama estafa porque no falta el que les cree y les compra el puesto”,  finalizó una residente del conjunto residencial Buganvilla.

La comunidad hizo un llamado a la Secretaría de Gobierno y a la Policía para que actúe de inmediato y evite que esta situación se siga presentando en Soacha.

Por Patricia Conde