Los Rápidos se hacían pasar por domiciliarios y en sólo 15 segundos atracaban restaurantes en reconocidas zonas de Bogotá.

Los sujetos entraban a restaurantes y en sólo 15 segundos hurtaban las pertenencias de los clientes luego de intimidarlos con armas de fuego. Generalmente se robaban celulares, bolsos, maletas y se llevaban el dinero de las cajas registradoras.

Las autoridades aseguran que una de las características de los cuatro delincuentes venezolanos en Bogotá es que actuaban con total tranquilidad a la hora de cometer los atracos, en pocos segundos robaban a las personas y dueños de los locales comerciales.

Lo que aseguró la Fiscalía es que los capturados estarían implicados en 12 eventos delictivos en las localidades de Usaquén, Chapinero y Puente Aranda de Bogotá.

Los capturados fueron presentados ante las autoridades judiciales y la Fiscalía les imputó los delitos de hurto calificado y agravado y concierto para delinquir a los ciudadanos extranjeros Yoneiker Benaviodez Santander, Josney Valero, Alan Jabreguin y Franger López, quienes no aceptaron los cargos.

Un juez con función de control de garantías de Bogotá les impuso medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.