En pleno invierno, aguantando las inclemencias del tiempo y esperando apoyo del Estado, se encuentra Claudia, una madre cabeza de familia que fue desalojada por no pagar el arriendo.

 Claudia vivía en una pieza, pero hace 10 días la sacaron a la calle y desde entonces se ubicó en un viejo sofá, al lado de la cicloruta de Potrero Grande, entre los barrios Olivos 4 y La María. Allí cocina y cuando llueve o llega la noche, ingresa con sus cuatro hijos a un triciclo, el cual la protege del agua, aunque del frío no tanto.  

La desprotegida madre recicla y recoge algo de dinero para la comida de sus hijos y de ella misma, pero generalmente no le alcanza, aunque  afortunadamente hay vecinos que la ayudan para que por lo menos tengan comida   y ropa en medio de la ola invernal.  

Se hace un llamado a la Alcaldía de Soacha y  a  empresas privadas para que ayuden a Claudia y a sus hijos, más en esta época donde el  agua y frío prevalecen, tanto en el día como en la noche.