En los alegatos finales del jucio contra cuatro militares y un policía acusados por la muerte de cinco de los jóvenes de Soacha desaparecidos y mostrados como guerrilleros muertos en combate en 2008, las madres de las víctimas pidieron ante un juez la máxima condena.


Entre los militares involucrados en este jucio se encuentran un coronel, dos mayores, un capitán y dos policías, todos ellos acusados por la Fiscalía como supuestos autores de estos crímenes. Los personajes fueron acusados por los delitos de homicidio agravado, desaparición forzada, entre otros. La diligencia judicial se desarrollará durante toda la semana donde serán escuchadas todas las partes del caso y así emitir la condena.

El juicio se encuentra en fase de alegatos finales,por esa razón las madres de cinco de los jóvenes víctimas de los denominados ‘falsos positivos’ de Soacha, pidieron al Juzgado Primero Penal especializado de Cundinamarca, que imponga la máxima condena contra el grupo de acusados.

“Yo como madre le pido al juez que no tenga consideración de estas personas que le cegaron el sueño a estos jóvenes porque en realidad fue mucho el daño que hicieron. Señor juez, fuerte y mano dura con estos criminales”, indicó Carmenza Gómez Romero, una de las madres.

Por su parte, el fiscal 97 de la Unidad Nacional de Derechos Humanos señaló durante los alegatos finales del juicio, que las pruebas contra los militares acusados son contundentes ya que con la ayuda de reclutadores hicieron parte de una empresa criminal y con engaños llevaron desde Soacha a Ocaña Norte de Santander a humildes jóvenes para luego presentarlos como falsos positivos.

“Cómo se pretende creer que las víctimas sin conocer el terreno, sin lentes de visión nocturno, sin medios de transporte pretendían iniciar un enfrentamiento y más aun con miembros del Ejército que los superaban en todo sentido”, relató el fiscal del caso.

Por otra parte, las madres presentes en este juicio invitaron a que los jueces a cargo de los ‘falsos positivos’ tomen el ejemplo de la justicia indígena, que en pocas semanas condenó drásticamente a guerrilleros por cargos de homicidio, y no permitir que por la estrategia de los abogados de los militares investigados, estos procesos se sigan dilatando tal como ha venido sucediendo.