En un plantón por la vida y los derechos de la infancia, que congregó unas dos mil personas, las autoridades de Madrid encabezadas por el alcalde Diego Humberto Sicard Garzón pidieron perdón a los niños y niñas del municipio y del país por el abuso que desadaptados han cometido.


periodismopublico_1-56.jpg

El evento se hizo en memoria de la niña Yesica Rocío Vergara Díaz de 15 años, quien lamentablemente falleció el pasado 23 de abril como consecuencia de la intolerancia de su propia familia, al igual que por la niña Laura Sofía Rincón Riveros, de dos años, quien permanece recluida en Bogotá por presunto abuso sexual.

En honor a Yesica Rocío, la Banda Sinfónica Militar de la Fuerza Aérea tuvo a su cargo un minuto de silencio mientras que el alcalde Sicard Garzón reveló que la nueva sede de la Casa de la Justica llevará su nombre.

Al respecto, se pronunció la concejala Martha Ordóñez, quien alertó sobre los diversos elementos utilizados para el castigo y la proliferación de casos graves, como lo acaecidos en Madrid. Dijo a los adultos presentes que con violencia y acciones desobligantes no se corrige a los pequeños, sino con afecto y comprensión. Entregó el ejemplar de su último libro sobre maltrato y recomendó que este tipo de actividades sean una forma de actuar permanente.

A su turno la senadora Gilma Jiménez, quien envió a su hija debido a que se encontraba en Manizales. La parlamentaria felicitó la iniciativa del alcalde Sicard Garzón y pidió a la comunidad continuar respaldando el referendo de cadena perpetua a violadores y abusadores, que pasó en segundo debate en la alta Corporación.

Ante esta petición el alcalde Diego Humberto Sicard Garzón se comprometió con la senadora a apoyar el referendo y manifestó que el plantón es una acción para mover la conciencia de la ciudadanía y que es un deber ser en la administración pública. Por ello, pidió perdón a todos los niños y niñas por los abusos y maltratos que muchos de ellos han sufrido e indicó que la meta es reducir los índices de intolerancia contra los pequeños.

Como resultado del plantón los asistentes suscribieron un Pacto Público para que desde cada ámbito de actividad diaria se denuncien hechos violentos contra los niños y niñas. Este documento se allegará a todas las autoridades involucradas al igual que al despacho de la Primera Dama de la Nación.

En el plantón por la vida y los derechos de los niños y niñas, que inició con una oración a cargo del padre Juan Pablo Jiménez, también tomaron parte el Concejo Municipal, organizaciones privadas, los estudiantes del Sena, los representantes de las juntas de acción comunal, los organismos de socorro, la Policía Nacional y los colegios, grandes protagonistas del encuentro.