No he perdido la cuenta: son 17 correos que he intercambiado con la Maestra Piedad Bonnett desde que me propuse entrevistarla para periodismo público hace más de un año.


2--12.jpgMás que mensajes, ha sido una fracción de tiempo persiguiendo un espacio de su tiempo: el de esta escritora de poemas, novelas y obras de teatro, y una de las mujeres más galardonas en nuestra reciente historia de las letras: en este espacio ha recibido dos magníficas distinciones internacionales: y yo ahí, insistiendo.

Con motivo de esto, en mayo de 2011 le escribo: “Maestra, buenas tardes. Felicitaciones por su nueva distinción, que también es de todos nosotros los colombianos”: acababa de obtener el XI Premio Casa de América de Poesía Americana por su obra Explicaciones no pedidas. Pero como todo en la vida; unas son de cal y otras son de arena: a fines de ese mismo mes, le envío un correo solicitándole nuevamente una entrevista. Recibo una respuesta que me deja entre abochornado y triste: “Germán: mi hijo acaba de morir. Por favor deme un tiempo”.

Esperando un tiempo prudencial vuelvo a escribirle para saludarla en febrero de este año y en junio enfilo baterías para lograr la tan anhelada entrevista a esta poetisa paisa, que vive hace muchísimo en Bogotá, profesora de los Andes y quien ha recibido entre tantos, una mención de honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía Octavio Paz (De círculo y ceniza, 1989), y con su libro El hilo de los días ganó el Premio Nacional de Poesía otorgado por el Instituto Colombiano de Cultura, Colcultura, en 1994. El asunto de los premios no es de ahora.

La Maestra Piedad ha publicado varios libros de poemas: Nadie en casa (1994), El hilo de los días (1995), Ese animal triste (1996), Todos los amantes son guerreros (1997), Imaginación y oficio (2003), Lo demás es silencio (2003), Tretas del débil (2004), Los privilegios del Olvido (2008) y Las herencias, (2008). Sus obras de teatro han sido puestas en escena por el Teatro Libre y tiene cuatro novelas publicadas: Después de todo (2002), Para otros es el cielo (2004) Siempre fue invierno (2007) y El prestigio de la belleza. En 2005 publicó un interesantísimo y ameno libro; El mundo según García Márquez, selección de definiciones de nuestro Premio Nobel.

Piedad Bonnnett recibirá el Premio de Poesía del Mundo Latino Víctor Sandoval 2012 en Octubre de este año en Ciudad De México: “El aporte a las letras latinas e hispanas es el eje central de este galardón”. Entonces le enviaré otro correo, esperando que no sea el último, aprovechando una vez más para felicitarla a nombre de Soacha. Por lo pronto, los dejo con este corto y tan esperado diálogo:

Maestra. ¿Cómo ve la poesía actualmente en nuestro país? ¿Nuestras y nuestros jóvenes están escribiendo poesía o ya no es como antes?

Creo que siempre habrá un grupo de jóvenes que lean y escriban poesía. Ellos se las ingenian para encontrar espacios que los estimulan y los promueven, y la pasión por lo que hacen puede llevarlos lejos en su aprendizaje. Colombia es un país que ha dado siempre buenos poetas, y hoy podemos encontrar un panorama respetable de voces consagradas y más nuevas. Me parece que, sin embargo, los maestros muchas veces desdeñan la poesía, y no conducen a los muchachos a un acercamiento estimulante a los poetas.

Sobre su trabajo de escritora: ¿Cómo se concreta un poema, y por extensión, como se concreta un libro de poemas? ¿Hay un hilo conductor como en una novela o con la poesía se tiene más libertad?

La poesía tiene unas exigencias distintas de la novela. Aparentemente el lenguaje se comporta más libremente en el poema, pero esta tiene siempre un rigor, unas exigencias internas. En mi caso, el primer verso es muy importante, porque de alguna manera señala el ritmo y el tema. Pero como en el jazz, la improvisación en el proceso de la escritura es muy importante.

¿Tiene un poeta de cabecera?

Pues sí, pero en cada época es uno diferente, que leo y releo antes de dejarlo descansar.

¿En su novela “El prestigio de la belleza” se describe por extensión la situación y el sentimiento de muchas personas con respecto a la percepción de la belleza . ¿El prestigio de la belleza es una realidad social?

Bueno, sin duda está sociedad hace unas exigencias absurdas a la gente en lo que a apariencia física se refiere. Los medios de comunicación, alentados por la sociedad de consumo, invitan a una homogeneidad empobrecedora y en Colombia, particularmente, a ceñirse a una estética que tergiversa la idea del cuerpo como instrumento de seducción.

Maestra, el año pasado recibió el XI premio Casa de América en 2011 por “Explicaciones no pedidas” y en octubre de este 2012 recibirá el “Premio de Poesía del Mundo Latino Victor Sandoval” por su obra y aporte a las letras iberoamericanas. ¿Sueña con algún premio en especial?

El sueño de todos los escritores podría ser el Nobel. Pero es una posibilidad tan remota que es mejor no soñar con él.

¿Nos puede contar algo acerca de sus próximos proyectos literarios?

Estoy terminando un libro testimonial sobre una vivencia muy dolorosa, porque creo que la literatura ayuda a entender y a sublimar y distanciar el dolor. Y porque creo que este es capaz de producir muy buena literatura.

Maestra, un saludo a nuestro medio millón de habitantes de Soacha .

A todos los habitantes de Soacha, esa población numerosa y multicultural de gente de todo el país que lucha y sueña, un abrazo fraterno y solidario a través de las páginas de este periódico.