Antes del ‘Gran Foro por el agua’ del próximo 28 de noviembre, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) realizó en Soacha la denominada ‘Maloka por el agua’, un evento en el que tanto el distrito capital como el municipio, hablaron de la urgencia y la necesidad de adelantar acciones para la salvación y preservación de este recurso vital.


El encuentro se realizó en la Casa de la Cultura de Soacha, con la participación de la EAAB, autoridades de ambas ciudades, organizaciones sociales, ambientales y juveniles, además de los miembros de la comunidad y los habitantes de los nuevos macroproyectos de vivienda, quienes hablaron de la crisis que hoy se vive en Soacha por el agua, y las alternativas que existen para reparar el daño que se le ha hecho a este recurso.

En medio de las intervenciones, se habló de temas de gran importancia como por ejemplo la minería, las modificaciones al POT (Plan de Ordenamiento Territorial), la expansión urbana, y por supuesto la situación de las personas que habitan en las nuevas urbanizaciones.

“La idea es que se empiecen a generar propuestas en torno al manejo del agua, para poder empezar a ordenar el territorio alrededor de este tema. Las iniciativas juveniles en el municipio van mucho más allá de lo cultural, hay propuestas políticas, ambientales y sociales, entonces en ese sentido, ha sido muy importante que la EAAB y el distrito, nos hayan visibilizado como actores sociales, para participar en la conformación de estas mesas por el agua…

… Los jóvenes no queremos que Soacha se convierta en un laboratorio urbanístico de Colombia, todas las urbanizaciones y los planes de vivienda que se están haciendo en el municipio, se realizan de manera desorganizada, sin tener en cuenta ninguna planeación o sentido de hábitat frente al territorio. Tampoco queremos que el municipio termine siendo un Distrito Minero, porque las consecuencias de esta actividad ya se están viendo en los cerros de San Mateo y de Canoas, además en las veredas Panamá y Hungría, que cada día están afectando más nuestros recursos naturales, cambiando nuestro entorno a algo que no tiene ningún futuro”, explicó Juan Camilo Díaz, miembro de la Plataforma Juvenil de Suacha y del Colectivo Tejiendo Identidades.

“Yo advertía que la propuesta que hay para modificar el POT, la cual actualmente está siendo estudiada por la CAR, lo que va a hacer es acentuar esta problemática con el agua, porque simple y llanamente, en el borde oriental del Río Bogotá, lo único que va a quedar de zona rural es la ronda de este afluente. Al otro lado, en la zona occidental, todo se va a declarar como una zona franca, donde probablemente en su mayoría habrá un asentamiento industrial”, expresó Humberto Medellín, representante del Cabildo Verde de Soacha.

Medellín manifestó que toda la zona de sabana del Río Bogotá, va a desaparecer como un agroecosistema que está produciendo comida, bienes y servicios ambientales, para convertirse en una zona de cemento y barro. Por otro lado, indicó que en los sectores de la cuenca alta del Río Soacha, se está planteando una ampliación muy grande en materia minera, lo que quiere decir que en todo el territorio de Soacha se están planteando unas actividades que van a acabar con lo que queda de zonas verdes.

La visión desde Bogotá

Héctor ‘Tico’ Pineda, Asesor del Alcalde Gustavo Petro y Germán Galindo Hernández, Gerente Ambiental de la EAAB, hablaron sobre el trabajo conjunto que se ha iniciado con el municipio de Soacha, de cara a tomar decisiones y realizar acciones en pro de frenar el impacto negativo que se está generando en contra del agua:

“Iniciamos en Soacha un nuevo ciclo de conversaciones con la ciudadanía y las autoridades municipales, alrededor del tema vital del agua potable y el ordenamiento del territorio en torno a ese recurso vital. Empezamos esta Maloka, que esperamos sea permanente, tal como se ha propuesto en este escenario, a fin de que sirva para varias cosas: primero, tener un conocimiento a fondo de lo que significa el agua potable para la vida; segundo, aprender a ordenar el territorio alrededor del agua, y tercero, entender que los seres vivos y los humanos, somos agua y afluentes los unos de los otros…

… El ciudadano tiene en sus manos el poder para establecer qué ordenamiento del territorio hace: seguir ordenando el territorio alrededor del negocio y de la muerte, u ordenar el territorio alrededor de la vida y la sostenibilidad. Creemos que la ciudadanía está con la propuesta de vida, para hacer ordenamiento del territorio alrededor del agua, del territorio y de la sostenibilidad”, señaló Tico Pineda.

Por su parte, el Gerente Ambiental de la EAAB, sostuvo que lo que le falta a la ciudadanía, es información acerca del problema del agua en la región, particularmente de la venta del agua en bloque. El funcionario indicó que a la gente se le ha dicho que la EAAB no quiere vender más agua a los municipios, resaltando que eso no es cierto, porque sí se continuará vendiendo agua, pero únicamente en las áreas urbanas, debido a que así lo establecen las normas:

“No obstante, lo que ha permitido la venta de agua en bloque, es que particulares compren el agua y la revendan a los municipios por fuera del perímetro urbano, generando así procesos de urbanización ilegal en buena parte del territorio, y esto es lo que no queremos que suceda. La gente coincidió en que hay serios síntomas de insostenibilidad ambiental en el territorio, estamos agotando los recursos hídricos, agotando el suelo y el aire; además estamos generando unos impactos ambientales y unas consecuencias muy serias a futuro. Creo que la gran conclusión, es que debemos organizarnos desde la sociedad civil, conjuntamente con el Estado para encontrar soluciones a estas situaciones”, concluyó Galindo Hernández.

Se espera que el próximo 28 de noviembre se genere un mayor debate sobre la crisis del agua, a fin de llegar a acuerdos claros y compromisos concretos. Igualmente, se contempla la posibilidad de realizar Malokas por el agua de forma constante, en cada una de las seis comunas de Soacha.