En los últimos días se han conocido tres repudiables episodios de maltrato infantil ocurridos al interior de las instituciones educativas del Municipio, con el agravante de que los actos han sido propiciados por los mismos profesores, quienes se supone son los garantes de los derechos de los pequeños dentro de las aulas de clase.


La Institución Educativa Integrado de Soacha y el Liceo Juventud del Sur son los dos colegios señalados de permitir los mencionados actos, que no sólo han presentado agresiones físicas o verbales, sino también conductas que atentan contra todo principio de Dignidad Humana.

El primer caso se registró en el Juventud del Sur, donde un docente maltrató directamente a un niño cogiéndolo literalmente a ‘cachetadas’, porque supuestamente este había golpeado a su hijo que también es estudiante del colegio. El hombre obligó a su pequeño a que con su propia mano castigase al otro menor de edad, pero como el niño se negó, el adulto lo tomo y él mismo agredió al menor.

Los otros casos ocurrieron en la IE Integrado de Soacha. El primero de estos con un adolescente que, de acuerdo a lo informado por su madre, uno de los maestros ‘lo gritó y lo humilló muy cerca de su cara, haciéndolo sentir como una basura’, sin dejar de lado que ‘lo trata de bobo y le dice que tiene problemas psicológicos, lo que ha generado unas reacciones preocupantes como la intención del propio menor de cortarse las venas.

El último caso y quizá el más delicado de todos ocurrió luego de que un niño de 7 años fuera obligado a estarse dentro de su salón y se le prohibiera la salida al baño, propiciando que él se viera obligado a hacer sus necesidades en la ropa. Luego de eso, el menor es aseado por el Vigilante de la institución ‘a punta de manguera y escoba’, debido a que ni la profesora que lo reprimió, ni ninguna otra autoridad, se hizo responsable de esta irregularidad.

“Del primer caso ya hay un proceso penal abierto por lesiones personales, se presenta la intervención de la Personería y se requiere al Rector del colegio, quien promete una intervención directa y procede a llamar a conciliación al Padre y al Profesor, e incluso pidió la renuncia del Docente agresor. En los casos dos y tres, hubo intervención inmediata del Secretario de Educación, el Personero Municipal, la Policía de Infancia y Adolescencia y la Fiscalía para esclarecer todos los detalles de estos lamentables actos. Personalmente hemos recibido las quejas y realizado visitas inmediatas a esas instituciones por parte de la Delegada para la Infancia y la Adolescencia, quien de inmediato compulsó copias a la Delegada para la Vigilancia Administrativa, a fin de que de forma inmediata se inicie una investigación disciplinaria”, explicó Ariel Pinzón, Personero de Soacha.

Por el momento no se conoce la versión de cada colegio y las explicaciones que estos tienen para los hechos denunciados por los padres de familia y divulgados por la Personería Municipal. Por ahora habrá que esperar los resultados que arrojen las investigaciones iniciadas por el ente de control, sin embargo este medio buscará conocer la versiones de los rectores y docentes involucrados en los citados impases para ayudar a esclarecer dichos incidentes.

“El maltrato no es función de los docentes, ese monstruo debe desparecer de las aulas y de nuestras casas, no necesitamos una sociedad violenta, sino más bien tener niños felices”, concluyó Pinzón.