He notado de algunos lectores que tradicionalmente escriben comentarios en Periodismo Público un poco de irrespeto al lenguaje y agresiones a determinados personajes de la vida pública de Soacha.


Quiero recordarles que el propósito de Periodismo Público cuando se habilitó el espacio para que los lectores opinaran no fue otro que el de recibir aportes, sugerencias y críticas constructivas, pero con respeto. Los comentarios son una herramienta que las páginas informativas de hoy habilitan para hacer el medio más interactivo y tener en cuenta la opinión de quienes a diario consultan las noticias.

La idea de tener en cuenta al lector es hacer un medio más democrático, interactivo y participativo, pero sin romper las reglas de respeto y no agresión. Los periodistas no lo sabemos todo y por eso nos alimentamos de una multitud que es la fuente original de muchas de las noticias que se publican y se transmiten a diario; en aras a ese reconocimiento y respeto es que Periodismo Público habilitó la herramienta que permite a cualquier persona escribir en la página, desde donde se encuentre.

Cualquier lector que desee comentar una noticia, aportar, sugerir o cuestionar alguna información publicada, lo puede hacer desde el sitio donde esté consultando la página, siempre y cuando utilice el mejor lenguaje y muestre los soportes que respalden lo que se escribe. Para ello sólo debe buscar el link ubicado al lado derecho de nuestro portal web (Inscríbase a Periodismo Público), registrar un correo para que inmediatamente el sistema le envíe una clave a ese mismo mail. Con ese código podrá en adelante, cuantas veces quiera, ingresar a comentar cualquier artículo o noticia.

Como pueden ver es un proceso que tarda tan solo unos segundos y con su clave podrá hacer sus aportes, sugerencias y comentarios que quedarán publicados de inmediato en www.periodismopúblico.com, una página informativa de Soacha y Cundinamarca que ya cuenta con 2.800 lectores diarios.

Pero…cuidado. Retomo las palabras con que abrí este artículo de opinión y reitero que hay algunas personas que abusan de esta herramienta. Los comentarios no se habilitaron para agredir ni maltratar, se abrió el espacio para brindar una oportunidad a quienes deseen aportar al desarrollo de esta ciudad, del mismo departamento y el país. Para construir se necesitan corazones generosos, mentes abiertas e inteligentes y personas con valores; no es necesario tener un título profesional para acceder a una página web y aportar a la construcción informativa, se necesita simplemente voluntad y respeto.

Detenidamente he leído varios comentarios de nuestros lectores (y gracias por hacerlo), pero veo en algunos un mensaje de odio, resentimiento, agresión y hasta venganza. Discúlpenme, pero por ahí no es. Las cosas se pueden decir por su nombre y como son, pero con total respeto y sin agresiones; no es necesario sacar a relucir pasiones, creencias o tendencias políticas. Demostremos que Soacha es una ciudad culta y que están equivocados aquellos que a diario nos tildan como los del patio de atrás de la gran capital.

Utilicemos en adelante esta herramienta para construir, para hacer abrir los ojos a quienes aún los tienen cerrados, llenémonos de orgullo de ser soachunos y demostrémosle al país y al mundo que aquí hay cultura, valores, compromiso y emprendimiento. Dejemos ver a través de los comentarios en Periodismo Público que aquí hay unidad, iniciativa y trabajo en equipo, que el municipio está lleno de hombres y mujeres con entusiasmo, seguramente con dificultades y problemas (porque los hay), pero ante todo seres humanos cultos, propositivos y con la suficiente capacidad de reconocer en el otro las virtudes y en sí mismo los errores.

Sería bueno que no utilicemos seudónimos en los comentarios, y reconozco la valentía de aquellos que se registran con su verdadero nombre para decir las cosas, tal y como son. Creo que así debe ser, porque una de las virtudes que el ser humano ha perdido es precisamente la incapacidad de enfrentar personalmente las situaciones. Es cierto que muchas veces por inseguridad o por temor a represalias hay que hacerlo, pero repito… con respeto.

Hay términos que ofenden y destruyen, y aquí lo que se quiere es construir. Así las cosas, los invito a denunciar, a escribir, a criticar, si es necesario, pero teniendo en cuenta los buenos modales y el correcto uso del idioma… ¡Cultura ciudadana y respeto por el otro¡.