Con masivas movilizaciones, realizadas en el marco del paro nacional convocado para el viernes, se cerró la Semana de la Indignación. En ciudades como Bogotá, Barranquilla, Pereira y Pasto la jornada estuvo marcada por las confrontaciones, la brutalidad policial y las agresiones a defensores de derechos humanos y periodistas. En total, 109 personas fueron detenidas, 3 judicializadas y 98 resultaron heridas por las acciones violentas de los uniformados.


La indignación sacudió a la nación

Las manifestaciones de inconformidad se llevaron a cabo en 14 capitales y 25 departamentos de Colombia, sumando entre 80.000 y 100.000 participantes, entre trabajadores, jóvenes, estudiantes, indígenas, afrocolombianos, campesinos, defensores del derecho a la salud, mujeres, víctimas de los crímenes de Estado y otros sectores sociales que protestaron por la profunda iniquidad que caracteriza al país, donde 8 millones de personas viven en la miseria y más de 20 millones en la pobreza, y contra la violación sistemática de los derechos humanos.

Asimismo, los manifestantes respaldaron los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, que iniciarán en los próximos días en Oslo (Noruega) y exigieron vincular las exigencias del movimiento social y popular entre los temas a discutir, pues definirán el rumbo del país para los próximos años.

Además de marchas, la jornada incluyó campamentos, tomas pacíficas, cortes intermitentes de vías, caravanas, mítines y actividades culturales que demostraron la creatividad de los indignados criollos, que atendieron el llamado de la Coordinación Nacional de Organizaciones y Movimientos Sociales y Políticos, una iniciativa que integra al Congreso de los Pueblos, la Marcha Patriótica, la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia (Comosoc), al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y a otros procesos sociales.

Entre las movilizaciones se destacaron realizadas en las regiones más pobres del país. En Putumayo 6.000 campesinos se concentraron en los municipios de Puerto Guzmán, Puerto Asís, Puerto Garzón y Puerto Vega, marchando hasta Mocoa, así como también se presentaron acciones de protesta en el valle del río Sibundoy y en cercanías al río Caquetá.

De la misma manera, En Cauca 1.500 indígenas, provenientes de los Municipios de Caloto, Miranda y Corinto, se tomaron la vía panamericana y marcharon hasta Santander de Quilichao.

Otras manifestaciones rurales tuvieron gran importancia, como las desarrolladas en los Municipios de Campo de la Cruz (Atlántico) y Turbaná (Bolívar), al norte del país, y las marchas de campesinos y pequeños caficultores en Circasia y Quimbaya (Quindío).

En las principales ciudades se destacan las masivas movilizaciones de Bogotá, con 12.000 manifestantes; Pasto (Nariño), con 10.000 indignados; Florencia (Caquetá), con 6.500 personas; y Popayán (Cauca), con 4.000.

En Neiva (Huila), a los 7.000 campesinos que llegaron hasta allí desde distintos municipios del departamento se unieron, en horas de la mañana, estudiantes de la Universidad Sur Colombiana. Mientras tanto, en Ibagué (Tolima), cerca de 5.000 campesinos, estudiantes y trabajadores se movilizaron por las principales vías de la cuidad hasta llegar al parque Manuel Murillo Toro.

En Medellín, la protesta contó con una importante movilización de 5.000 estudiantes de la Universidad de Antioquia, la Universidad Nacional y el Instituto Tecnológico Metropolitano, que marcharon bajo la intensa lluvia entre el Parque de los Deseos y el parque San Antonio.

En Bucaramanga (Santander) se presentaron dos importantes acciones colectivas. En horas de la mañana, un grupo de vendedores ambulantes y sindicalistas se tomó pacíficamente las oficinas del Ministerio del Trabajo para exigir la derogatoria del Decreto 0179 del alcalde, Luis Francisco Bohorquez, donde se restringe el comercio informal en el espacio público. Por otra parte, en horas de la tarde, estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS) bloquearon, de forma intermitente y pacífica, el sistema de transporte masivo Metrolínea, en la carrera 15 con calle 36, para manifestarse en contra de las irregularidades y el autoritarismo que ha caracterizado la designación del rector de esa institución.

Fuente: http://elturbion.com/?p=5542