Paradójicamente la construcción del colegio Las Villas dejó sin la opción de un salón comunal a esta comunidad que desde hace 31 años lucha por un espacio adecuado y digno para hacer las reuniones y desarrollar actividades que beneficien a los mismos habitantes.

Desde que el barrio fue fundado, sus habitantes han buscado ayuda de la Alcaldía Municipal para la construcción del salón comunal, y aunque contaban con un lote para hacerlo, este espacio se sumó al terreno que ocupa la actual construcción del Colegio Las Villas. Sin embargo, en la reunión que se llevó a cabo el pasado 19 de agosto en la sede La Fábrica, quedó el compromiso de asignar otro lote para que se pueda llevar a cabo la construcción del salón comunal.

“Después de 31 años por fin se le está dando una solución pronta al salón comunal, así vamos a poder tener un espacio social para la comunidad, que en últimas será la más beneficiada; el secretario de educación, junto con la doctora Lina Plazas, se comprometieron a darnos un predio totalmente legalizado”, expresó Nelson Salgado, presidente JAC Barrio Las Villas.

El espacio con el que se contaba fue dejado por su antiguo propietario, el señor Belisario Tunjo, al ex alcalde de la época Alfredo Bogotá, en 1981. Cuentan los habitantes que de todos los lotes en venta se dejó uno asignado para la construcción del salón, tal y como se hizo con el espacio donde está actualmente la iglesia.

“En este momento se está construyendo un nuevo colegio, es una estructura espectacular y muy buena para la comunidad, pero a nosotros como barrio nos han dejado por fuera de este proyecto; en las últimas reuniones dijeron dicho que nos van a asignar un lote para el salón comunal, pero no sabemos nada hasta ahora. Nosotros estamos trabajando para el beneficio de la comunidad, queremos y tenemos muy buenas ideas, pero necesitamos un espacio para el desarrollo de nuestras actividades, porque últimamente las reuniones nos ha tocado hacerlas en la calle, y la inconformidad y malestar ya se están viendo reflejados en los vecinos”, contó Gloria González, residente del barrio Las Villas.

“Nosotros teníamos un salón en el colegio, pero cuando lo desbarataron nos dejaron por fuera, entonces esperamos que nos colaboren, porque las Villas no tiene salón comunal. Todos los barrios aledaños cuentan con uno, menos este, a pesar de ser cofundador del sector y de estar a escasos minutos del centro del municipio. Ahora esperemos que el Alcalde Juan Carlos Nemocon nos apoye y nos colabore en este sentido”, concluyó Víctor Galvis, vecino de las Villas.

Lote baldío contribuye a la inseguridad

Por otra parte, la comunidad se está viendo afectada por un lote baldío que se encuentra ubicado en la Carrera 2° con Calle 15 A, donde funcionaba anteriormente una cancha de tejo y que hoy en día está abandonado por sus dueños; a su interior viven personas de la calle y, según los vecinos del barrio, la Policía no hace nada para sacar a los invasores.

“A pesar de que los propietarios ya han sido notificados, los indigentes se están tomando este lote; en días pasados se le pasó un oficio al Secretario de Gobierno contándole la problemática, se le ha dicho a la Policía y a pesar de que los han sacado algunas veces, ellos vuelven de nuevo. El lote lleva más de cuatro años desocupado, pero aun así no se han tomado medidas como tumbar las tablas que lo cercan o construirlo”, agregó Nelson Salgado

La comunidad pide mayor atención a la seguridad del barrio, pues a diario evidencian el tráfico de estupefacientes, indigencia y atracos en motocicletas, fenómenos que están causando pánico a los habitantes del barrio.

“El lote baldío ahora es una guarida para los indigentes y ladrones, con el agravante de que al frente está la población infantil en dos colegios, uno privado y otro es el de las villas. Todo el mundo sabe que el problema es el raponeo y el atraco; en esa calle no hay respaldo de la Policía con estrategias concretas para mejorar los índices de seguridad”, finalizó Patricia Contreras, habitante del barrio.