Hugo Acero, secretario de Seguridad de Bogotá, entregó detalles del caso del médico que le disparó a tres presuntos ladrones en lo que sería un caso de legítima defensa, algo que está en investigación de las autoridades.

A la Fiscalía se entregó el médico que, en medio de un aparente atraco, disparó y asesinó a tres ladrones en el puente de la carrera 9 con calle 123, norte de Bogotá. El hombre, al parecer, trabaja en una clínica de ese sector, específicamente la localidad de Usaquén.

“Hay bandas de tres, cuatro o cinco personas; de confirmarse los hechos, sería un grupo que se dedicaba al hurto en ese sector«, explicó el secretario de Seguridad.

La primera hipótesis que manejan las autoridades es que se trató de un caso en el que la persona que disparó lo hizo en legítima defensa, lo que está amparado en el artículo 32, numeral 6, del Código de Procedimiento Penal.

«Lo que la Policía ha dicho es que las tres personas que fallecieron tenían antecedentes. No se tiene información que pertenecieran a una estructura mayor», agregó Acero.

No obstante, confirmó que el médico, que se presentó  a las autoridades este viernes, entregó el arma con la que disparó y su respectivo salvoconducto.

Fuente: Blu radio