Luego del desastre ocurrido este miércoles en horas de la tarde en el barrio La Capilla, en donde una avalancha se llevó dos casas y dejó a tres familias en la calle, el Alcalde municipal Juan Carlos Nemocón decretó la alerta naranja y anunció medidas para mitigar los daños ocasionados por el desastre.


Para la familia Rodríguez, la noche de Halloween de este año será recordada como la peor de sus vidas, todo por cuenta del terrorífico susto que produjo la gran avalancha que ocurrió como consecuencia de las fuertes lluvias que azotaron ayer a la comuna cuatro. Fueron horas de pánico y de angustia para estas personas que no daban crédito a lo que veían: Los pocos enseres, la ropa, los juguetes y hasta los útiles escolares de los niños quedaron esparcidos por toda el área aledaña a su hogar y sin posibilidades de ser recuperados; pero como si esto fuera poco, su vivienda quedó reducida a escombros y tuvieron que pasar la noche donde algunos vecinos que amablemente les ofrecieron posada.

“Fue horrible, gracias a Dios pudimos salir con vida de esa avalancha tan terrible que nos azotó, pero perdimos todo y quedamos sólo con la ropa que tenemos puesta, tenemos una niña de tres años, mi hija está embarazada y lo que le pedimos al Alcalde es que nos reubique, que nos saque de acá, pero que no nos den contentillo con un subsidio por un mes y ya”, dijo Lucy Mosquera, afectada por la avalancha.

“No estábamos acá en la casa, solamente estaba la perra cuando empezó a llover, luego llamaron a mi mamá y a mí me fueron a buscar al colegio y me dijeron que la avalancha se había llevado la casa, que el agua venía con tal fuerza que tumbó las paredes y se llevó camas y todo lo que teníamos, hasta la perrita se la llevó, pero la pudieron salvar los vecinos; ahora no tenemos nada, nos quedamos sin donde dormir porque esta fue la casa que más “llevó del bulto” porque la nevera y los colchones prácticamente volaron”, explicó Paola Rodríguez, una de las damnificadas por el incidente.

De igual manera afirmó que en el lugar de los hechos vivía ella junto con su madre, su hermana que se encuentra en estado de embarazo y su sobrina; por lo que la complejidad de la situación es tal que aún no sabe cómo van a hacer para recuperar todas sus pertenencias, y lo más importante, brindarle las garantías a la mujer gestante debido a que no cuenta con los elementos suficientes para asegurar su comodidad.

Por otra parte, la comunidad manifestó que el problema se origina porque el agua proviene de barrios como Loma linda y Santo Domingo, ubicados en la parte alta de la montaña, y al no existir un sistema de alcantarillado, esta baja por los caños desproporcionadamente cada vez que llueve y la fuerza hace que busque un cauce por donde transitar, ahora el riesgo es latente para las familias que colindan con este sector, ya que en caso de un nuevo aguacero, el agua volverá a bajar de la misma manera y probablemente se llevará todo lo que encuentre a su paso.

“Desde que ocurrió la tragedia en el año 2010, hemos expuesto esta problemática y en ese tiempo nos censaron, pero nada que nos entregan el apartamento que nos prometieron, y lógicamente no queremos esperar a que haya algún muerto para que se tomen las medidas correspondientes, pero lastimosamente en este país es así con casi todo”, exclamó Mireya Contreras, residente del sector.

Responde la alcaldía

El Alcalde Municipal, Juan Carlos Nemocón, se hizo presente en La Capilla junto a su gabinete de secretarios para evaluar los daños y efectuar la visita técnica. Al final se tomaron importantes decisiones:

Reubicación para las familias damnificadas

El Secretario de Planeación, Orlando Ramírez, manifestó que Fonvivienda y Amarilo ya están en condiciones de entregar los apartamentos en el conjunto Acanto de Ciudad Verde, a las personas que ya han hecho los trámites correspondientes para su reubicación. En el caso de las familias afectadas, se les otorgará un subsidio de $300.000 para que de algún modo logren subsistir durante el mes de noviembre. Así mismo, aseguró que tras verificar antecedentes con el documento de identidad de cada persona, en el transcurso de un mes ya estarán disfrutando de la vivienda que se les entregará en compensación a los daños que sufrieron.

Ayuda humanitaria

Mediante un censo previo en el que se evitará que algunos avivatos se aprovechen de la situación para sacar provecho personal, la Gobernación de Cundinamarca entregará a las personas que perdieron algunos enseres, ayudas materiales que vendrán representadas en kits de aseo, cobijas, catres, vestuario y un mercado.

Disposición de la parroquia para futuras emergencias

Nemocón señaló que la parroquia de este barrio será dispuesta para albergar provisionalmente a las personas que resulten damnificadas en el caso de presentarse una nueva emergencia.

Construcción de un desarenador

Dada la emergencia presentada, se iniciará la construcción de un desarenador que controle la caída y la filtración de las aguas provenientes de la parte alta del barrio La Capilla, esto con el fin de que las piedras que vienen junto con el agua caigan y ocasionen daños aún más complejos. Para tal propósito, el burgomaestre afirmó que la CAR ya tiene conocimiento de la situación y será en articulación con esta entidad que se realizará la obra.

La presencia de maquinaria para despejar las calles

Se ha dispuesto de una motoniveladora para garantizar el acceso a los vehículos que ingresan al barrio y de un vactor que ha comenzado con la labor de destape de cañerías y remoción de residuos sólidos.

Además, vale la pena mencionar que el mandatario aclaró algunas dudas entre la comunidad, pero la más importante fue el tema de la reubicación, ya que muchos asistentes a esta reunión manifestaron no saber si por el hecho de estar ubicados en zonas de alto riesgo y pagando arriendo por no tener una casa propia, pueden acceder a este tipo de beneficios, a lo cual el Alcalde fue muy claro al decir que “personas que pagan arriendo están invadiendo los lotes que están dejando quienes fueron reubicados, por lo tanto están invadiendo una propiedad del Estado, hoy hablando con el Director zonal de la CAR, hablábamos sobre la necesidad de que se inventen un sticker o un sello que evidencie que ese predio ya hace parte del censo del Estado y administrado por la Car para reforestar o hacer alguna otra actividad y evitar que sigan invadiendo, pero es evidente que quien está invadiendo, está cometiendo un delito”.

Hablan los secretarios

“Encontramos que los predios de algunas familias que se reubicaron están siendo ocupados por otras familias, razón por la que vemos con preocupación el tema y es por eso que necesitamos la colaboración de la misma comunidad para que no permita que nuevas familias lleguen al sector y se ubiquen en zonas de alto riesgo. Vamos a hacer un barrido de censo para poder identificar a las personas que están viviendo a esta fecha en el sector de La Capilla, que está demarcada como zona roja, además vamos a hacer un cruce de información entre las bases de datos de los años 2010 y 2011 para ver qué ha pasado y quiénes han ocupado estas viviendas que fueron declaradas en riesgo. Además vamos a verificar qué viviendas no fueron censadas en el año 2010 y por qué no fueron censadas”, dijo el Secretario de planeación Orlando Ramírez.

“Vamos a verificar vivienda por vivienda cuál es la afectación, vamos a mirar el tema de maternidad y adulto mayor, también trajimos al grupo de vacunación para niños y mascotas con el fin de prevenir posibles enfermedades. De igual manera definimos por parte de cada una de las secretarías un grupo de personas que quedan disponibles en la noche por si se presenta cualquier eventualidad para implementar el tema de albergues, por eso estamos mirando el número y la disponibilidad de las personas que atendemos”, manifestó Nathaly Sierra, Secretaria de salud del municipio.