Por primera vez Colombia cuenta con una posición concertada con la sociedad civil y articulada con varias instituciones públicas para la protección de la memoria material del país representada en objetos, se trata de la Política de Patrimonio Cultural Mueble.


Esta política, que será lanzada este 26 de marzo en el Museo Nacional a las 3:00 p.m., pretende resolver diferentes problemáticas relacionadas con la protección y activación social de estos importantes bienes que son insumo de los recuerdos e identidad de diferentes comunidades, los municipios, departamentos y de la nación misma.

El patrimonio cultural mueble son aquellos bienes y objetos que se reconocen como importantes y representativos para la memoria e identidad de toda la nación. La relación de dichos valores, su ubicación espacial y la comunidad en la cual se encuentran, entre otros factores, son determinantes a la hora de definir su relevancia a nivel nacional, departamental, distrital, municipal, en los territorios indígenas y en las comunidades afro, negras, raizales, palenqueras y Rrom, siendo las autoridades de los diferentes ámbitos y las comunidades y grupos sociales los responsables de definir cuáles son los bienes de interés cultural de su competencia.

El patrimonio cultural mueble está representado por los bienes arqueológicos, obras de arte, bienes utilitarios, bibliográficos, documentales, hemerográficos, cinematográficos y objetos de uso religioso, científico e industrial, entre otros, de autores reconocidos o anónimos y producidos de forma individual o colectiva, en diferentes épocas.

“La propiedad del Patrimonio Cultural Mueble es pública y privada, pero su protección es responsabilidad de todos. Esta política fortalecerá la corresponsabilidad para la protección de este patrimonio al considerar que la misma facilitará la sostenibilidad de las acciones que se realicen”, manifestó la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba.

Con esta política se mejorarán aspectos como el inventario, la legislación, el reconocimiento de otras memorias y de la perspectiva étnica del patrimonio cultural mueble, además de optimizar la gestión de recursos con organizaciones privadas y la articulación interinstitucional.

A lo largo de 90 años, se ha definido que el campo del patrimonio cultural mueble es muy amplio e involucra una gran variedad de dimensiones, instancias, procesos y sectores y que la inexistencia de una política pública unificada para proteger, conservar y divulgar todos los bienes que constituyen el patrimonio cultural mueble, dificultaba la claridad en el compromiso tanto institucional como social de construir y promover planes de acciones para su conservación y activación.

Proteger el Patrimonio Cultural Mueble, PCMU, es fundamental para la construcción de ciudadanía, pues por medio de las identidades y memorias se fortalece el sentido de pertenencia, se aporta a la formación de mejores seres humanos y se favorecen aspectos de la vida social, política y económica de los Estados, en este caso del estado colombiano.

La protección del PCMU va de la mano con el cuidado del medio ambiente, la inversión en el país, la moralidad administrativa y el respeto por lo público.

Los objetos nos vinculan a los recuerdos, los seres humanos estamos unidos a las cosas materiales que cargan el mundo de significados. Los objetos cumplen un papel en la vida social y a través de ellos la gente establece un pasado colectivo e individual, se evoca un sentido de tiempo y de lugar y se genera un “sentido del pasado”. Uno de los motivos principales para conservar un objeto, es que permite o ayuda a recordar. El patrimonio mueble está ligado a lo cotidiano que ha permanecido a través del tiempo por poseer valores colectivos de un momento histórico, por tener características estéticas excepcionales o por representar simbólicamente a un grupo, comunidad etc.

Adicionalmente, los objetos son fundamentales para actualizar las memorias y en ese sentido el PCMU está fuertemente ligado a las manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial y a la vida cotidiana de los seres humanos.

El patrimonio cultural mueble, ahora será más incluyente, tendrá más categorías y se ocupará de proteger la cultura materia en riesgo y para el futuro.